www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SOFISMAS DEL SANCHISMO

sábado 25 de enero de 2020, 18:08h
- ¿Cómo se puede negar la evidencia de que Pedro Sánchez es un político excepcionalmente inteligente...

Reproducido por Google, con incontables comentarios en las redes sociales, publicamos a continuación este artículo aparecido en el diario El Mundo, escrito por Luis María Anson, académico de la Real Academia Española y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidad.

- ¿Cómo se puede negar la evidencia de que Pedro Sánchez es un político excepcionalmente inteligente que ha sobrevivido a las tarascadas de Felipe González, a las primarias frente a Susana Díaz, a la moción de censura liquidando a Rajoy y a cinco elecciones populares? -preguntaba una socialista de verbo fácil en la cena que recrea y enamora.

- Pues muy sencillo -contestó un comensal irónico-. Junto al mar hay una roca, sobre ella un filósofo ilustre, pegado a la roca una lapa. Viene un golpe de mar. Se lleva al filósofo. ¿Quién es más inteligente, el filósofo o la lapa?

Tras el rosario de sofismas rezado ante las cámaras de TVE por Sánchez, un crítico de reconocida acidez ha querido distinguir en él, el fulgor del bonapartismo. Desde hace meses se escucha sobre las losas de la Moncloa los pasos altivos del César que llega. Y que aspira a quedarse. Ha sustituido las sandalias augustas por las alpargatas populistas. Está más cerca de Perón que de Bonaparte y medita sobre lo que el dictador Castro le dijo a Chávez: “Después de tantos años yo no puedo hacerlo, pero el comunismo del siglo XXI solo sobrevivirá como comunismo con elecciones”. “Pero ¿y si se pierden las elecciones?”, le interrumpió Chávez. “Es que no se pierden. Se manipulan”, contestó Castro. La manipulación no puede ser tan burda como la de Maduro o Morales. En Europa solo será posible a través de los medios de comunicación. Y Sánchez desencadenó hace ya meses una operación para controlar la TV, las redes sociales, la radio y la Prensa.

Bordeamos, en fin, el Foro de Sao Paulo, creado por Castro con la colaboración de Lula da Silva para evitar la extinción comunista tras la caída del muro de Berlín. Se trata de un intento por impedir la cadaverización del leninismo.

En la entrevista en TVE, comentada hasta la náusea durante todo el día de ayer, el presidente desgranó el rosario de los sofismas, la caravana incesante de los falsos argumentos y las rotundas mentiras, el racista Torra incluido. Tal vez se salga con la suya y tengamos Sánchez para veinte años. Los nuevos totalitarios se disponen a asaltar el Capitolio de la libertad. Pero el graznido de los gansos se escucha ya en algunos periódicos impresos, hablados, audiovisuales y digitales. No, no les será fácil a las huestes sanchistas escalar los muros democráticos que se fortalecen en la cooperación europea.