www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 21

El Real Madrid no perdona en Valladolid y es líder | 0-1

El Real Madrid no perdona en Valladolid y es líder | 0-1
Ampliar
domingo 26 de enero de 2020, 22:51h
Un gol de Nacho desbrozó las dificultades sufridas por el equipo de Zidane. Faltó fluidez y velocidad al juego del favorito, por mor del gran despliegue local, pero su actuación bastó para que los capitalinos se auparan al liderato en solitario. Por Diego García

El Real Madrid aterrizó en Valladolid con la oportunidad de colocarse como líder en solitario de LaLiga por vez primera en esta temporada. La derrota del Barcelona en Mestalla y el pinchazo del Atlético en el Metropolitano propiciaron un escenario propicio para el escuadrón merengue. Además, se cruzaban en el José Zorrilla dos inercias contrapuestas: los castellanos encadenaban siete partidos sin ganar, mientras que los capitalinos viajaban en una dinámica de 18 duelos invicto -su segunda mejor racha en este lustro-. La urgencia por alejarse de los puestos de descenso confrontaba a la ambición por conquistar la cima.

Sergio González, que no contó con Caro (lesionado), Porro, Waldo y Javi Sánchez (decisión técnica), eludió la línea de cinco zagueros, con Antoñito, Kiko Olivas, Salisu y Raúl Carnero en la retaguardia. El trabajo de Joaquín Fernández, Míchel, Alcaraz y Fede San Emeterio habría de equilibrar el dibujo y conectar con los delanteros Sergi Guardiola y Ünal. En el banquillo aguardarían turno los talentosos Óscar Plano y Javier Hervías, a pesar de ocupar el penúltimo lugar clasificatorio en términos goleadores.

Zinedine Zidane, en su caso, pensó en el hacinamiento de partidos -Copa, el miércoles, y derbi ante el Atlético, el sábado- y suprimió Vinicius, Brahim y Mariano Díaz. Aunque causaban baja Dani Carvajal, Gareth Bale, Eden Hazard, Marco Asensio y Odriozola -cedido al Bayern-. Incluso, sentó a Fede Valverde, dando la alternativa a Nacho y Mendy en los laterales. Rodrygo acompañaría a Benzema en punta, con Isco recuperando la titularidad, por delante de Modric, Kroos y Casemiro. Marcelo, James Rodríguez, Lucas Vázquez o Jovic serían los revulsivos.

La idea del técnico local pautaría el comienzo del partido. Estudió una sobrepoblación de la medular para borrar los pasillos interiores de la creatividad madridista. La red de ayudas y la superioridad numérica, basadas en el rigor táctico, sacarían del devenir a piezas como Isco, Modric, Benzema y Rodrygo. No se atrincherarían los vallisoletanos, ni mucho menos: alternarían subidas agresivas de líneas con una ocupación de los espacios alejada de su área. Y la lentitud en la combinación del gigante capitalino les facilitaría la labor.

Tardarían los favoritos en acaparar la posesión de forma consistente, penalizados por el perfil defensivo de sus laterales. El bagaje atacante global, cuando se cumplía el minuto 25, se limitaría a dos únicos acercamientos. Los dos a balón parado, retrato de la efectividad del derroche pucelano. Avisaría Kroos con un lanzamiento de falta que Casemiro cabeceó a la red -minuto 11-. El VAR intervendría para cancelar la diana por fuera de juego del brasileño. Y en el 16 Courtois hubo de emplearse a fondo para negar el gol olímpico a Míchel.

Se quemaría el minutaje con Kroos impedido para fabricar fluidez y con el Madrid amontonando imprecisiones cuando buscaba la verticalidad. Las emboscadas continuadas de los castellanos habían anulado la distancia técnica entre los dos esquemas. La intensidad gobernaba al resto de parámetros. Y pasada la media hora, casi siempre a través de Alcaraz y hacia el juego aéreo de Guardiola y Ünal, los decimocuartos del campeonato doméstico ya se habían sacudido cualquier atisbo de agobio defensivo. Arribando a colgar algún centro con intención.

Un latigazo de Casemiro, desde media distancia y fuera, rompería el denso compás en el minuto 39. A esa altura, los merengues acaparaban la redonda -sin amenazar- y la propuesta especulativa de Sergio González replegaba más metros. La fórmula de pelotazo y segunda jugada, asimismo, les otorgaría oxígeno a los 'blanquivioletas'. En el entretanto, los representantes de Chamartín yacían abusando del envío lateral parabólico, que alimentó la seguridad de Kiko Olivas y Salisu. Benzema, Isco y Rodrygo no se desperezaron y el más que merecido 0-0 (ningún tiro a puerta y uno a dos en lanzamientos) dio paso al descanso.

Zidane salió perdedor parcial del envite. Sus subordinados habían competido en un tempo plomizo, que devino en flacidez en la presión y que sólo sería rellenado de contenido si se trataba de una labor de erosión y sus contrincantes pagaban el cansancio en el desenlace. En todo caso, no movió fichas el preparador francés y la reanudación supuso una continuación de lo visto. Y Casemiro, con más galones que nunca, se erigió en el revolucionario al conducir desde su campo y asistir al zurdazo de Rodrygo que tapó Masip -minuto 51-. Un chispazo descontextualizado, fruto de una pérdida pucelana, fue revestido como la inflexión hacia un paisaje tendente al aumento de revoluciones madrileñas.

De hecho, acto y seguido Kroos, robó la pelota en la frontal y forzó un saque de esquina. En un intervalo de 10 minutos sembrarían tres lanzamientos al área y otro chut -sin dirección- los candidatos a todo. Había acelerado su asociación el sistema de Concha Espina y aliñó el movimiento con un mayor ardor en el achique. El Valladolid reaccionó sacando a Míchel para incluir al atacante Toni Villa. Viraba aún más el rocoso combinado local hacia el contragolpe. Pero les costaba mucho cortocircuitar a una combinación capitalina que ya pisaba la mediapunta. Todavía sin dañar entre líneas.

Amaneció Isco. Primero, con un centro que dejó a Benzema en posición franca de remate -el francés perdonó, eligiendo pasar-, y, en segundo término, buscando el arco en un lanzamiento de falta desde la frontal. Se ahogaba la salida de pelota castellana y el Madrid pescaba recuperaciones sistemáticas arriba. La dirección del viento apuntaba más hacia Masip. Con 25 minutos en disputa, se constituyó el definitivo desafío a la paciencia del trece veces campeón de Europa. Y Benzema cabecearía lamiendo el poste, al centro preciso de Rodrygo desde el pico del área -minuto 67-.

Pastoreaban los peones de Zidane la trama, al fin. Salisu despejó, in extremis, otro envío venenoso de Isco (protagónico), en la constatación de los problemas del fuelle pucelano. Lucas Vázquez y Óscar Plano comparecerían -por Isco y el valioso Ünal-, y Sergio González pasó a jugar con cinco zagueros y cuatro centrocampistas. Pero el muro recién instalado sufriría un golpe atronador: minutos después de ser insertado, Kroos dibujó un centro maravilloso que Nacho tradujo en el 0-1 con un testarazo angulado, sedoso -minuto 79-.

Mutó el pentagrama y arriesgó el club 'blanquivioleta'. Mendy -muy discreto- salvó a los suyos cuando repelió el chut de Guardiola. El joven atacante Miguel suplió a Fede San Emeterio y se recogería un epílogo explosivo en cuanto a lo emocional. En plena anarquía, Joaquín chutaría cerca del poste tras una desatención grosera de Modric -minuto 84-. La brega orgullosa de los locales impedía que el colectivo en ventaja pusiera el lazo a su cosecha desde el cuidado de la posesión, circunstancia que apretó una recta postrera en la que los centros sobrevolarían el área de Courtois y en la que Guardiola anotaría -gol anulado por fuera de juego-. La entrada de Fede Valverde -por Modric- no frenaría el empuje ajeno, mas los merengues llegarían a la orilla. Sufriendo hasta el último segundo para granjearse un colchón de tres puntos.

- Ficha técnica:

0 - Real Valladolid: Masip; Antoñito, Kiko Olivas, Salisu, Raúl Carnero; Alcaraz, Míchel (Toni Villa, m.57), Joaquín, Fede San Emeterio (Miguel, m.80); Ünal (Óscar Plano, m.76) y Guardiola.

1 - Real Madrid: Courtois; Nacho, Sergio Ramos, Varane, Mendy; Kroos, Casemiro, Modric (Valverde, m.87); Rodrygo (Jovic, m.90+), Benzema, Isco (Lucas Vázquez, m.73).

Goles: 0-1, m.78: Nacho.

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Mostró cartulina amarilla a Joaquín (m.10), del Real Valladolid, y a Varane (m.36), Modric (m.56), Nacho (m.75), del Real Madrid.

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo primera jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio José Zorrilla ante 23.304 espectadores.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.