www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LIBROS

Diego Medrano publica La bohemia radical: “Cuatro obras para cambiar el mundo”

El escritor Diego Medrano presenta La bohemia radical
El escritor Diego Medrano presenta La bohemia radical
miércoles 12 de febrero de 2020, 17:25h
Portada de La bohemia radical
Ampliar
Portada de La bohemia radical

Diego Medrano, colaborador de EL IMPARCIAL, autor de innumerables novelas, poemarios y obras narrativas da el salto a la dramaturgia con obra definitiva: La bohemia radical (Camelot Ediciones). La obra compila cuatro obras de teatro sobre Patti Smith, Lou Reed, Modigliani y Giacometti, concretamente aquellas que llevan por título: La camarera que leía a Patti Smith sin esbozar una sonrisa, Lou Reed llora lágrimas como melones por el robo de su guitarra preferida en Usera, Modigliani pintará tus ojos cuando conozca tu alma y El perro que Alberto Giacometti jamás acarició. Teatro de resistencia, sobre las soledades creativas por encima de la vida, en el terreno pantanoso donde la juventud sin dinero sufre el incendio diario de su propia vocación como todo patrimonio o defensa personal.

Luis María Anson, miembro de la Real Academia Española y presidente de EL IMPARCIAL, prologa el texto y sus palabras no dan lugar a dudas: “La obras teatrales que el autor agavilla en La bohemia radical se caracterizan por una sólida arquitectura escénica sabiamente cimentada. El lector se adentrará en ellas, atrapado por la originalidad del escritor, por esa capacidad insólita de cincelar la psicología de los personajes en el juego escénico de los diálogos y la expresión corporal. El dramaturgo se desembaraza de las culturas inválidas, de los labios amordazados, de la herida atroz y rubeniana de no saber adónde vamos ni de dónde venimos. Siente Medrano la tierra genital, se devasta su pasión en la fronda de los pétalos carnales y oficia el funeral del desamor. Chorro de sed de las aceñas clandestinas, conquista la libertad dibujando palabras nuevas sobre el papel amordazado. Tal vez se trate de la tentación superada del suicidio, de las huellas fugitivas de Rabearivelo, el poeta malgache de la negritud y la nostalgia; de Alfonsina Storni, que se escondió entre las olas del océano; de Vladimir Maiakowski y su amor deshojado”.

El libro se presentará mañana jueves en la Escuela Superior de Arte Arte Dramático del Principado de Asturias, en compañía de Igor Paskual (guitarrista de Loquillo, al tiempo que músico en solitario) y Gerardo Vergara (arista amateur). Preguntado Medrano por esta nueva obra el literato responde con su contundencia habitual: “La creación hoy vive amenazada por la vida, pero así fue siempre, las soledades aceradas de Patti Smith o Giacometti estaban repletas de defensas. El arte sólo puede ser una forma de vida. Gimferrer lo dijo siempre, hay que escoger entre cambiar la vida, a la manera de Rimbaud, o cambiar el mundo, como Marx y otros. Las revoluciones interiores, la vida del artista o creador desmenuzada, puede dar con otro mundo posible. Son cuatro obras teatrales para cambiar el mundo”.

Respecto a por qué el teatro hoy, Diego Medrano subraya su brillo y grandeza: “En los años 30 del siglo XX, Camus y Sartre solo creyeron en el teatro como vía de expresión de las mejores ideas. La palabra hablada es el arma más directa. Lope, mucho antes, supo dignificar un arte de vida donde la experiencia es conocimiento. Ahí está todo: la experiencia de vida, rescatada sin prejuicio, en la hoguera abrasadora de los mejores creadores, como mejor arma y única supervivencia posible. El teatro en Madrid, por ejemplo, tiene más espectadores que los cuatro estadios de fútbol juntos y pequeñas salas, el microteatro en toda su grandeza, producen hechizos nuevos frente a las pantallas y dedos de juegos para no pensar. La palabra hablada despierta”.

Reza la portada: “La espera es siempre esperanza, sortilegio de afinidades, hechizo entre los azares súbitos, donde un lenguaje eléctrico nos acerca a la calma de la verdad profunda, cuanto implica vivir en ley propia sin traición posible, ajeno a insultos, placebos o aplausos”. Respecto al lector ideal de las presentes letras el autor lo tiene claro: “Los jóvenes, la primera generación de jóvenes que vivirá peor que sus madres, necesita herramientas, bengalas de socorro, para no matarse ni destruirse. Giacometti, Patti Smith, Lou Reed y Modigliani supieron que lo crucial, y más urgente, vive adentro. Solucionado uno puede ayudar mejor a crear otro mundo para los demás. El arte, en último término, es hacerse responsable de la vida de los otros y siempre el mejor antídoto contra el mal”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios