www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CHINA

Xi Jinping sabía del coronavirus dos semanas antes de reconocer su peligro

Xi Jinping sabía del coronavirus dos semanas antes de reconocer su peligro
Ampliar
EL IMPARCIAL
domingo 16 de febrero de 2020, 16:34h
La polémica aprieta en torno al Ejecutivo chino tras esta grave noticia.

El escándalo ha saltado a la primera plana de la política en China. Por si la mera gravedad del coronavirus no resultara un desafío suficiente para el acuciado Partido Comunista Chino (PCCh) y sus élites, este domingo se ha constatado una sospecha que tenía la comunidad internacional en torno a la gestión interna de la epidemia: la transparencia ha brillado por su ausencia.

Según el diario South China Morning Post, el presidente chino, Xi Jinping, conocía la existencia del virus dos semanas antes de que las autoridades reconocieran públicamente que había un problema y que esa dolencia era contagiosa entre personas. Al parecer, el mandatario se reunión con la plana mayor del partido para discutir sobre cómo atajar la epidemia, conversaciones poco exitosas, visto lo visto.

El rotativo ha difundido un discurso interno pero en el texto no se especifica si los dirigentes del Partido Comunista Chino conocían la virulencia y rapidez con la que el coronavirus estaba multiplicando los contagios en ese momento. Lo que sí es constatable es que en aquel brete primigenio, ya se había lanzado una investigación científica que avisaba, en diciembre, de la facilidad de la transmisión.

Según el relato, Xi Jinping ordenó privacidad y ejecutar un plan de contingencia que respondiera a la incipiente crisis. En sus propias palabras, el coronavirus no sólo podría perjudicar a la salud de la población china, sino que también tenía potencialidad para golpear la estabilidad económica y social de la nación asiática. Es decir, ya entonces se calibraba la dimensión que se ha demostrado con el paso de los días.

Esta es la guinda a las críticas recibidas por Pekín en relación con la gestión del problema sanitario. La epidemia del llamado COVID-19, coronavirus de Wuhan, ha matado, según la versión oficial, a 1.665 víctimas en China, alcanzando los 68.500 contagiados. Una barbaridad que esta abrasando la confianza global en el gigante emergente.

Sea como fuere, ha tomado la palabra el Ministro de Relaciones Exteriores chino para achicar aguas como se pudiera. Wang Yi, que ha acudido a la conferencia de seguridad celebrada este fin de semana en Múnich, ha solicitado a la comunidad internacional que refuerce su coordinación ante el brote, reclamando, a su vez, que se apliquen las "rigurosas y exhaustivas medidas" asumidas por su país.

Estas palabras llegaron después del arribo de un panel de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la capital china con el objeto de examinar los trabajos de prevención en las regiones urbanas y, sobre todo, en las rurales. Así lo ha confirmado el portavoz de la Comisión Nacional de Salud, Mi Feng. Y es que China acapara el 99% de los infectados. Fuera de su territorio sólo se han registrado cuatro decesos -en Japón, Francia, Filipinas y Hong Kong-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios