www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Raúl Vallejo, El perpetuo exiliado. (Novela collage)

domingo 23 de febrero de 2020, 19:47h
Raúl Vallejo, El perpetuo exiliado. (Novela collage)

Premio Real Academia Española (RAE). Literatura Random House. Barcelona, 2019. 448 páginas. 19, 90 €.

Por Francisco Estévez

Novelar parte fundamental de la intrahistoria ecuatoriana del siglo XX, o al menos los episodios privados del “velasquismo”, nombre con el cual se conoce el periodo intermitente de mando del político y en ocasiones dictador José María Velasco Ibarra junto a su esposa, la poeta y cantante argentina Corina del Parral, es la ambiciosa propuesta del presente libro. De tal modo, la literatura se establece aquí como un lugar necesario de memoria y reflexión, pero también de necesaria educación, de afilado interrogatorio, términos que pueden recordar a las intenciones de los Episodios nacionales de Benito Pérez Galdós. En Ecuador, la atractiva figura de Velasco ha sido tratada literariamente diversas veces, por desgracia, a España no ha llegado aún una de las últimas y más celebradas como es la de Diego Araujo: Los nombres ocultos publicada por Rayuela Editores (2016), lo cual dice bastante del desinterés patrio por la literatura en español de los países hermanos.

La novela del escritor y político ecuatoriano Raúl Vallejo (Manta, 1959) aprovecha las difusas barreras y poderosos vínculos que se dan entre historia y literatura para exponer fuertes interrogantes sobre parte de la historia oficial ecuatoriana y la extensión de la culpabilidad a través de una crónica ficcionalizada con maravillosa destreza literaria. La propia síntesis en contraportada de El perpetuo exiliado presenta a la novela como una lucha contra la simplificación falaz de la figura del político que sufrió hasta cuatro golpes de Estado, definitivo aquel llamado “el carnavalazo” de 1972 que puso punto final a su carrera política, más allá de la conjura de los traidores militares, con un pueblo olvidadizo, la indiferencia internacional o las constantes infamias políticas Siendo pues una novela de exploración histórica, de aliento político, es claro el peligro en que pudiera incurrir el texto como es el inclinarse hacia el maniqueísmo, cuando la ideología tuerce la estética resultando a la postre una novela de tesis. No ocurre aquí, bien lo contrario, pues los personajes gozan de vida propia al estar magníficamente construidos para expresar aquello que queda fuera de la foto oficial, lejos de la historia pomposa de los libros.

A través de siete capítulos separados por unos interludios contemplaremos una soledad compartida por dos personas en exilio perpetuo al que los condenó un país plagado de conspiradores. Encontramos en aquella amargura la historia palpitante de un amor. Entre una muerte, la de Corina Corral y otra muerte, la del propio Velasco, queda encerrada esta poderosa historia de la intimidad de una pareja que trasuda la vivencia de toda una nación, la ecuatoriana. En los interludios, el nieto de César Moisés Corral Villafuerte, gobernador de Manabí, nos cuenta la enésima variante del manuscrito encontrado de Cervantes a través del cual surge, junto con otro sinfín de materiales. la presente novela que se desea como “collage”.

Alejado de la deformante caricatura y otros trazos gruesos el escritor Raúl Vallejo nos muestra a un político en su ámbito más íntimo (incluida la visita a Jorge Luis Borges), lo cual activa poderosamente contradicciones de todo tipo en el imaginario tradicional que mantiene Ecuador del perfil del político. Y la novela alcanza uno de los objetivos más valorados en literatura, esto es, dar nueva imagen, acaso más profunda o nítida de una realidad. Al final se numeran los distintos materiales biográficos que han servido de base para apuntar la novela. Al lector le resulta de todo punto innecesarios dichas indicaciones que parecieran más autojustificación y debilitan la verdad literaria que late en las páginas anteriores, con mayor razón cuando se nos avisa de que el: “Velasco Ibarra de estas páginas no pertenece a la Historia sino a la Literatura”.

Sea como fuere, por intenciones y por resultados, por voluntad estética y por sabio uso de una multitud de habilidades narrativas El perpetuo exiliado de Raúl Vallejo es una novela magnífica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
0 comentarios