www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ORIOL JUNQUERAS, EN LA CALLE

martes 03 de marzo de 2020, 12:26h
Como era de esperar, el secesionismo catalán ha impuesto a Pedro Sánchez la libertad de Oriol Junqueras...

Como era de esperar, el secesionismo catalán ha impuesto a Pedro Sánchez la libertad de Oriol Junqueras, condenado por graves delitos contra el orden constitucional, según sentencia unánime del Tribunal Supremo.

Pedro Sánchez ha aceptado las vueltas que los secesionistas han dado al reglamento penitenciario y sin necesidad de otorgar un indulto que políticamente le hubiera desgastado, ha cumplido con su compromiso y Oriol Junqueras, aunque con inevitables restricciones, está en la calle. Por el plato de lentejas de un puñado de votos, Pedro Sánchez parece dispuesto a todo, genuflexo desde el primer momento ante los separatistas catalanes.

Resulta, para colmo, que la Universidad que ha contratado al delincuente ha recibido copiosas subvenciones del Gobierno de la Generalidad, no menos, según los investigadores, de la insólita cifra de 8,2 millones de euros. Todo es tan burdo, tan cínico, tan esperado, que los españoles sienten vergüenza del despropósito que se está cometiendo.

Odia el delito y compadece al delincuente. Esta máxima cristiana que yo siempre he defendido no significa que se favorezca hasta la náusea a un delincuente que, de forma pública, ha anunciado que reiterará el delito cometido y que, lejos de arrepentirse y pedir perdón, se muestra altanero y desafiante.

Pedro Sánchez ha fragilizado la dignidad de España. Y no es seguro que el pueblo español le pase factura por sus tropelías porque algunos de los medios de comunicación por él controlados se pasan el día lanzando bulos y mentiras que justifiquen el incalificable proceder del presidente del Gobierno. Oriol Junqueras, en fin, se pasea ya por las calles barcelonesas en olor de santidad secesionista.