www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AUTOMOVILISMO

Fórmula Uno. Hamilton estalla contra la FIA por el coronavirus: "Manda el dinero"

Fórmula Uno. Hamilton estalla contra la FIA por el coronavirus: 'Manda el dinero'
Ampliar
jueves 12 de marzo de 2020, 23:54h
Los equipos han votado la suspensión del Gran Premio de Australia, tras el positivo de un miembro de McLaren. El organismo barajó la disputa a puerta cerrada, generando la indignación de los más de 2.000 trabajadores desplazados al circuito Albert Park.

Lewis Hamilton no se ha cortado a la hora de criticar la inacción de la Fórmula Uno y de la FIA con respecto a la amenaza del coronavirus. Ambas empresas gestoras ha apostado reiteradamente por la disputa del Gran Premio de Australia este fin de semana, a pesar de las recomendaciones que las autoridades sanitarias han efectuado a lo largo y ancho del planeta. El caso es que 2.300 personas, integrantes del paddock desembarcaron en el circuito de Albert Park, un trazado que esperaba acoger a 200.000 aficionados.

El vigente campeón se pronunció sobre la posibilidad de empezar el curso este sábado en Melbourne. "Estoy muy sorprendido de que estemos aquí. Está bien que tengamos carreras, pero me sorprende que estemos todos en esta sala. El mundo está reaccionando, quizás demasiado tarde. (Donald) Trump ha cerrado la frontera con Europa, la NBA ha parado y la Fórmula Uno continúa", avanzó.

Compareció en la madrugada de este jueves, en la rueda de prensa previa al inicio de las actividades del Gran Premio previsto. "He visto antes a Jackie Stewart, está bien pero es mayor (80 años), creo que es una preocupación para la gente aquí, es algo que nos preocupa. De manera que la respuesta sería no (correría)", prosiguió, en una argumentación que coronó señalando que el motor que empuja a que la organización apueste por desarrollar con normalidad el evento es lo siguiente: "El dinero es el rey". "No depende de mí esa decisión, pero creo que los resultados no van a ser hasta dentro de cinco días, ¡vaya coincidencia", remató.

Estas últimas palabras estaban referidas ante la hipótesis de que alguno de los trabajadores desplazados estuviera infectado por coronavirus. En aquel momento varios miembros del equipo Haas y McLaren yacían ya aislados por posibles casos. Y horas más tarde se confirmó el primer contagio, correspondiente a un miembro de la escudería de Woking. El equipo británico lo comunicó y de inmediato decidió abandonar el circuito y cancelar su participación en la primera carrera de 2020.

"La decisión se ha tomado por el deber de proteger no solo a los empleados y socios de McLaren, sino a todos los equipos y los aficionados", expuso la escuadra en un comunicado publicado a través de su perfil oficial de Twitter. En ese texto se señalaba que el director general de McLaren, Zak Brown, y el director del equipo, Andreas Seidl, ya lo habían comunicado a la organización de la Fórmula Uno y a la Federación Internacional de Automovilismo. El miembro de la delegación británica fue aislado "tan pronto como comenzó a mostrar síntomas" y quedó bajo el tratamiento de las autoridades australianas.

Añadió el comunicado que "el equipo estaba preparado para esta posibilidad y ha mantenido el apoyo para su empleado, que ahora comenzará un periodo de cuarentena". Así pues, Carlos Sainz y Lando Norris quedaron fuera de la dinámica y sin posibilidad de sumar puntos en la carrera inaugural de la temporada. Pero la reacción de los pilotos no se haría esperar, abriendo un cisma tremendo entre esa masa social y la cúpula de la Fórmula Uno y de la FIA, empeñados, a pesar de todo, en que el 'circo' automovilístico más elitista arranque como fuera.

Un hotel del centro de la ciudad acogió la negociación de todos los jefes de equipo involucrados en la competición. Y la gran mayoría de los comparecientes votaron en contra de la celebración de la carrera, preponderando el cuidado y la prevención ante el riesgo que supone un contagio de coronavirus para los pilotos, los mecánicos, ingenieros, resto de trabajadores y aficionados que han circulado por Albert Park en esta jornada. Esa votación puso contra las cuerdas a la FIA, pues la presión ya tocaba techo.

Finalmente a última hora de la noche, la FIA, el FOM y la AGPC (organizador de la cita australiana) consensuaron la cancelación del Gran Premio. Los gestores de este deporte habían subrayado la urgencia por seguir el plan, con el Gran Premio de Bahréin (la semana próxima, a puerta cerrada) y el de Vietnam a la vuelta de la esquina. Parecería haber primado más, como advirtió Hamilton, el dinero cuando se anunció la disputa sin público. Pesaban mucho los pagos de indemnizaciones y del canon de 30 millones de euros por carrera que abonaría cada promotor. Pero, al fin, se ha suspendido la competición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios