www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ORIENT EXPRESS

El coronavirus, la emergencia y el gobierno

Ricardo Ruiz de la Serna
x
ricardo_ruiz_delasernayahooes /22/22/28
domingo 15 de marzo de 2020, 21:31h

El presidente del gobierno ha llamado a España por su nombre varias veces en estos días de pandemia. También ha invocado a la patria y ha llamado a la unidad nacional. Incluso ha reconocido que España es un gran país. Hay una doble sorpresa porque el presidente no suele prodigarse en afirmaciones que puedan molestar a sus socios de gobierno o a sus apoyos parlamentarios. España es un término que suelen sustituir por “Estado español” salvo que se le añada algún adjetivo como “franquista”. De otro modo, el nombre propio no suele mentarse. Expresiones como “este país” son más aceptables y menos comprometedoras.


Así, la pandemia que recorre el mundo ha tenido un efecto extraño en España. Algunos han recordado la patria, la nación y su nombre. No está mal para gente dispuesta a negociar con los enemigos de España concesiones políticas. Es cierto que a los nacionalistas catalanes -y a sus primos vascos, valencianos, gallegos, asturianos, etc.- les han salido unos protectores poderosos en el seno del Consejo de Ministros. Sin embargo, aun así, el presidente ha decidió llamar a las cosas por su nombre -por ejemplo, al país, la patria y la nación- en un momento de grave emergencia. Ha debido de verlo muy, muy mal para hablar como habló el sábado pasado.


Por supuesto, el tono presidencial que empleó -casi más de presidente de República que de presidente de Gobierno, por cierto – conmovió a muchos compatriotas que, por primera vez en mucho tiempo, sentían que el presidente los llamaba por su nombre. Por desmejorado que estuviese, por confuso que pareciera, allí estaba contestando preguntas en rueda de prensa, aunque el formato ha superado en control del discurso al plasma de Mariano Rajoy. Los periodistas le mandaban sus preguntas por mensaje o por vídeo y él las contestaba sin miedo de que alguno repreguntase astuto y pertinaz. No está la cosa para correr riesgos dando explicaciones sobre el contagio de algunos miembros del Gobierno, las luchas intestinas o las presiones de los nacionalistas.


Es posible que esta maniobra de invocar el amor a la patria y llamar a la unidad le funcione al presidente. La campaña titulada “Este virus lo paramos unidos” ha tenido un notable impacto en las redes sociales. Es fácil dejarse llevar por la euforia de la fraternidad recuperada después de tanto tiempo divididos e incluso enfrentados. Parece de mal gusto recordar que esa división y ese enfrentamiento -la famosa “polarización”- es la que ha llevado al presidente a La Moncloa gracias al apoyo de la ultraizquierda y los nacionalistas. Advertir que esa división la han fomentado sus aliados y socios es mentar la soga en casa del ahorcado. Uno se expone a que lo llamen “traidor”, “felón” o “irresponsable”, que son distintas formas de insultar a quien señala cómo el estado de alarma llega tarde, muy tarde, y cómo fue la Comunidad de Madrid la primera en adoptar medidas decididas para contener la pandemia. Cuando todo haya pasado, quizás recuerden al presidente como el líder que se echó el país a las espaldas y declaró que todo el territorio nacional quedaba bajo el control del Gobierno. A fin de cuentas, nadie quiere ser un aguafiestas, que es lo peor que se puede ser en España como recordaba Muñoz Molina.


Por otra parte, estos días hemos escuchado tantas cosas que hemos podido volver la vista a la Revolución de Octubre para extraer algunas lecciones. Los bolcheviques se sirvieron de la crisis que atravesaba el Imperio ruso -La Gran Guerra, la quiebra económica, la debilidad del Gobierno- para hacerse con el poder. Por supuesto, prometían paz, trabajo y la liberación de un régimen autocrático. Lo que sobrevino, sin embargo, fue una tiranía de más de setenta años. Llegaron el hambre, las cárceles y los campos de trabajo.
Los comunistas aprovechan las crisis para hacerse con el poder.


Conviene no olvidarlo en las próximas semanas.

Ricardo Ruiz de la Serna

Analista político

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+
0 comentarios