www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Tour de Francia. Alerta: "Si se cancela la carrera, el ciclismo puede colapsar"

Tour de Francia. Alerta: 'Si se cancela la carrera, el ciclismo puede colapsar'
Ampliar
domingo 22 de marzo de 2020, 22:42h
El impacto del coronavirus en un deporte tan endeble desde el prisma financiero hace temblar a sus trabajadores.

Tras la cancelación de la última etapa de la afamada París-Niza, el ciclismo quedó suspendido. La expansión del coronavirus obligó a la UCI a tomar medidas coherentes con el riesgo que entrañaba desarrollar carreras en la que se compite a cielo abierto. Con público. Y a lo largo de esta semana se han ido cayendo clásicas tan importantes como la París-Roubaix, la Flecha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja. La cosa se ha puesto seria, en resumen.

Por ello, y porque la disputa de Giro de Italia en la fecha en que estaba pautada ha quedado en el aire (empezaría el 9 de mayo), el temor ante la abrasión que el virus de Wuhan podría desencadenar en este deporte ha alcanzado una dimensión terrible. Y ese pánico ha sido verbalizado por Patrick Lefevere, el director del Deceuninck-QuickStep, equipo capital de 2019 y llamado a ser el gobernador también en este curso.

Ha expresado su opinión en la columna semana que escribe para el diario Het Nieuwsblad. Escribe el arquitecto de una estructura que el año pasado arrasó en cuanto a victorias de etapa lo siguiente: "Estamos hablando de un desastre total. Pero sería totalmente estúpido no tener esto en cuenta. Mi máxima es comenzar siempre desde el mejor de los casos y el peor de los casos. En el primer caso, volvemos a competir en junio, en el peor de los casos, la temporada ha terminado".

"Puedo ser pesimista, pero ¿quién se habría atrevido a predecir hace tres semanas que la mitad de Europa estaría repentinamente bajo arresto domiciliario? El organizador ASO puede recibir una paliza, los equipos no. Si no hay un Tour de Francia, todo el modelo de ciclismo puede colapsar", prosiguió, antes de confesar que "lo que leo me preocupa. Todos los días tengo miedo de que un corredor o alguien del personal me llame para decir que han enfermado. Como gerente de equipo de ciclismo, también estoy preocupado".

Lefevere amplió su pensamiento de este modo: "Sería ingenuo pensar que el impacto económico de la crisis del virus no se traduce en el ciclismo. Además la primavera, el escaparate más importante para mi equipo, se ha ido por completo". "En QuickStep, ciertamente hemos acumulado crédito histórico, pero Deceuninck solo patrocina por segundo año. Hemos ganado ochenta y tres carreras hasta ahora, así que espero que piensen en eso también", sentenció uno de los nombres más importantes del panorama ciclista.

Los agujeros que ha causado la pandemia global en el calendario -cargándose las clásicas italianas y las belgas- ha generado un terremoto en cuanto a la preparación de los ciclistas, que en muchas ocasiones resulta tan específica que supera la frontera de lo obsesivo. En este punto del daño ejecutado por el coronavirus, el horizonte del Tour de Francia se ha nublado. Aunque el presidente de la UCI, David Lappartient, asegurara que los preparativos de la Grande Boucle siguen adelante para que su celebración se desarrolle según lo previsto (del 27 de junio al 19 de julio). Con Europa al borde del colapso sanitario.

En paralelo, se ha conocido la agresión sufrida por un ciclista profesional mientras entrenaba. Este sábado, Harm Vanhoucke, corredor del Lotto Soudal, salió a entrenar como es costumbre. Pero al belga de 22 años le esperaba un acto de violencia que corrió a cargo de un conductor. Aunque su país, Inglaterra, Italia y Francia siguen permitiendo que sus atletas salgan de casa para practicar.

El joven, según publica el diario francés L'Équipe, fue agredido en la mañana de esta jornada sabatina. Circulaba por las carreteras aledañas de la localidad de Aalbeke (Bélgica) cuando sufrió el mencionado entuerto. El conductor, de 40 años según el relato, llegó a empujar a Vanhoucke hacia un lado de la carretera. Llegó a bajarse de su vehículo y a golpear, varias veces, y con patadas, al ciclista. Este lamentable episodio bien puede llevar al Ejecutivo belga a dar una vuelta de tuerca a su orden de encierro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios