www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL GOBIERNO TOMA LAS RIENDAS DE LA LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS

lunes 23 de marzo de 2020, 09:30h
La insensata autorización de las manifestaciones del 8-M y la ligereza de los diagnósticos iniciales, hicieron temer lo peor...

La insensata autorización de las manifestaciones del 8-M y la ligereza de los diagnósticos iniciales, hicieron temer lo peor: que el Gobierno había llegado a su nivel de incompetencia. Sin rebajar un milímetro el desastre inicial, sin disminuir los errores que han seguido cometiéndose, habrá que convenir, porque así lo exige la objetividad, que el Gobierno de España se ha hecho con el control del combate contra el coronavirus.

La prórroga del Estado de Alarma ha sido anunciada de forma constructiva y anticipada ante un país sereno pero atónito. Es verdad que Pedro Sánchez ha aprovechado para instalarse en la propaganda personal, pero el ciudadano medio, según una encuesta solvente que ha llegado a mi mesa de trabajo, considera que, en sus dos últimas intervenciones, se ha expresado con claridad y eficacia. La lucha contra la pandemia exige no aprovecharse de ella para la propaganda política del Gobierno, pero tampoco para la propaganda de la oposición.

El coronavirus no ha desbordado al Gobierno, como en los primeros días se podía temer. Con mayores o menores aciertos, con algunos errores, el Gobierno de Pedro Sánchez está dando la respuesta adecuada y así hay que reconocerlo porque de lo que se trata es de dominar la pandemia. En el próximo Pleno virtual del Congreso de los Diputados, Pablo Casado, Inés Arrimadas y Santiago Abascal tendrán ocasión de subrayar los errores cometidos, pero, si quieren evitar reacciones hostiles de la opinión pública, deberán apoyar la acción del Gobierno y la prórroga del Estado de Alarma. Pedro Sánchez se ha hecho con el control del combate contra el virus y una mayoría abrumadora del pueblo español, según las encuestas, considera que es necesario apoyarle, enviando por ahora al desván de la política las disensiones y las descalificaciones.