www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUEGOS OLÍMPICOS

Así se han tomado los astros del deporte español el aplazamiento de Tokio 2020

Así se han tomado los astros del deporte español el aplazamiento de Tokio 2020
Ampliar
martes 24 de marzo de 2020, 20:31h
La decisión del COI de llevar a 2021 la cita nipona ha generado una ola de alivio.

Saúl Craviotto estaba en todos los pronósticos como uno de los favoritos para ejercer de abanderado de la delegación española en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Es por ello que su reacción al aplazamiento de dicha cita hasta 2021 -en decisión tomada por el Comité Olímpico Internacional este mismo martes- resulta de particular relevancia. El piragüista, que posee cuatro medallas olímpicas, ha compartido sus sensaciones sin mayor problema. Desde la normalidad que siempre le ha acompañado.

"Por fin nos han comunicado oficialmente que se aplazan los Juegos Olímpicos para el verano de 2021 y creo que es la decisión más correcta, la más sensata, dada la situación que tenemos a nivel mundial", escribió en sus redes sociales. En su reflexión mostró su ausencia de sorpresa porque veía "muy precipitado que fueran los Juegos Olímpicos en la fecha incluso atrasarlos a final de año. "Es lo más correcto. Tenemos que centrarnos toda la humanidad a nivel mundial en sobreponernos a este virus. Seguro vamos a poder con él. Como deportista tenemos que resetear, cambiar el chip, borrar la fecha que teníamos en la cabeza y centrarnos en agosto del año que viene", manifestó.

Su caso es un tanto especial, pues debía modificar su entrenamiento del K4 500 y pasar a ganarse una plaza en un K1 200. Pero este cambio de calendario no le va a trastocar. Su determinación es superior. "Lo afronto con una motivación extra, aunque ahora mismo es un golpe duro. Llevo muchos años preparándome para esta prueba y de un día para otro que te quiten el sueño olímpico es un duro, pero ahora mismo eso está en un segundo plano y lo importante son las personas", avanzó, antes de subrayar que "estoy extra motivado, más que nunca, pudiendo ser abanderado en Tokio. Cobra mucho más sentido del que ya tenía para mi, que era mi sueño, la cima a la que podía aspirar". "Va a ser el año más duro de mi carrera deportiva, me voy a dejar el alma para aportar mi granito de arena e intentar dar una alegría a mi país. Voy a dejarme la piel para intentar traer una medalla para España. Estoy convencido de que saldremos de esta", finalizó.

Otras de las bazas casi seguras de medalla en Tokio 2020 era Mireia Belmonte. La nadadora catalana ya pisó podio olímpico en Londres 2012 y Río 2016, y, desde su ambición, hizo hincapié en que se ha hecho lo correcto. "En primer lugar la opción de tener a tanta gente en la villa olímpica con estos meses de incertidumbre y con un problema sanitario no era lo más adecuado. Se ha tomado la decisión idónea. Lo que había que hacer. Nuestros deportistas en España no se estaban entrenando en condiciones óptimas, no estábamos en la misma igualdad que otros. Por tanto, es lo justo", comentó.

"De momento sigo en casa haciendo lo que puedo. Tenemos ahora más tiempo y confío en Fred cien por cien, él es el que conoce todos los detalles y pondrá a mi disposición el mejor plan. No sabemos la fecha exacta pero sí que será el año que viene, que es lo importante", expuso sobre su método de entrenamiento actual, que queda, dijo, en manos de su entrenador, Fred Vergnoux. Y se despidió apuntando que "está claro que si los Juegos se hubiesen disputado ahora no habríamos ido en las condiciones óptimas y ahora tendrá más tiempo para trabajar y seguir nuestro plan".

La halterófila Lydia Valentín, triple medallista olímpica, doble campeona del mundo y cuádruple de Europa, es historia del deporte español y clara favorita a entrar en el podio de toda cita olímpica en la que participe. Mandó un vídeo a los medios de comunicación en el que argumenta que "es la mejor decisión, creo que los deportistas necesitábamos saber esta noticia para prepararnos. Muchos no estaban entrenando y los que lo estamos haciendo no lo podemos hacer como siempre, con el máximo rendimiento".

"Es una buena noticia y ahora toca paciencia, seguir con motivación, siendo optimistas y positivos e intentar que se solucione cuanto antes este problema que tenemos. Quería agradecer a los sanitarios, a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, a los transportistas y a cada persona que va a trabajar para servirnos. Gracias por todo", zanjó la estrella española.

Y a partir de aquí se recogen los testimonios de deportistas que, como al triatleta Gómez Noya (de 37 años), este aplazamiento bien puede haberles matizado sus opciones de rendir de buen modo. Por motivos biológicos. Aunque no estuvieran entrenando por la cuarentena decretada. En cambio, todos ellos han preponderado la salud de los deportistas, trabajadores y aficionados.

Pau Gasol, que ha sacrificado su futuro en la NBA para llegar a jugar con España la cita olímpica y retirarse del baloncesto, se mostró complacido por la decisión en las redes sociales. "Es un momento muy difícil para todos y el mundo del deporte asume su enorme papel, la salud y el bienestar deben prevalecer siempre por encima de cualquier otra consideración", afirmó. Tiene 39 años. Si su anatomía se lo permitiría, competiría con 40 años en 2021.

El catalán, referencia histórica del deporte nacional, todavía está centrado en la recuperación de la complicada lesión que le ha sacado del tren hacia el anillo que representan los Bucks de Giannis Antetokounmpo, se ha felicitado por la resolución del dilema olímpico. Con la elegancia y compromiso que les son propias. "Quiero agradecer al COI por tomar una decisión tan difícil como necesaria, para garantizar la seguridad de todas las personas involucradas en la celebración de los Juegos Olímpicos en Tokio. Es responsabilidad de todos permanecer unidos para hacerle frente a esta terrible pandemia. Juntos ganaremos la medalla de oro", desglosó.

Por último, se encuentra Jesús Ángel García Bragado y sus 50 años. Este atleta también se ha propuesto que sus últimos Juegos Olímpicos sean los de Tokio. "Quiero cumplir mi sueño de retirarme en Tokio. Allí se hará la última competición de 50 kilómetros marcha (a partir de entonces se retirarán del calendario olímpico) y, si había decidido estar allí, el aplazamiento no cambiará mi decisión", aseveró. Disfruta de una mentalización que le ha empujó a participar en siete citas olímpicas (empezó en Barcelona'92 y si acaba los nipones será el único en la historia con ocho eventos olímpicos).

"Tendremos que tener un poco de paciencia, porque mi sueño de retirarme dentro de cinco meses se va ver un poco postergado. Habrá que volverse a preparar para poder estar listo en el 2021", ha comentado, resignado García Bragado, campeón mundial en 50 kilómetros marcha (Stuttgart, 1993). Su rendimiento en el precedente Mundial de Doha, en el que acabó octavo a pesar de las terrible condiciones de calor y humedad, le habían aportado una motivación extra para colgar las botas del mejor modo. "Que más pronto que tarde todos podamos volver a la rutina normal", deseó. Pronto empezará a preparar la que espera constituya la cosecha de su tercer diploma olímpico (fue cuarto en Pekín 2008 y quinto en Atenas 2004).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios