www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BRASIL

Bolsonaro quiere promover campañas contra las cuarentenas y una jueza se lo prohíbe

Bolsonaro quiere promover campañas contra las cuarentenas y una jueza se lo prohíbe
Ampliar
sábado 28 de marzo de 2020, 17:23h
El mandatario sigue manteniendo su postura escéptica sobre la expasión del coronavirus.

Jair Boslonaro no cree que el coronavirus sea para tanto. Punto. El presidente de Brasil tiene claro que la pandemia global que ha asolado China y está arrasando Europa, y llamando a las puertas de América con una fuerza más contundente en Estados Unidos, no merece la relevancia y atención que les está dando al Organización Mundial de la Salud. Y, ni mucho menos, todo el trabajo que ha acarreado en la definición de protocolos de actuación para los Gobiernos, con medidas como la puesta en cuarentena de ciudades enteras.

El dirigente ultraderechista considera ruido y panfletos exteriores el monto de miles de muertos que ya se ha cobrado el virus de Wuhan. Hace una semana no tenía problema alguno en abrazarse y besarse con sus seguidores en un acto público que venía a reforzarse en su postura negacionista de la crisis sanitaria global. Saltándose todas las recomendaciones. Entonces, Donald Trump y Boris Johnson le seguían el paso. Ahora se ha quedado solo, con el británico infectado y el estadounidense planteándose cerrar Nueva York.

Sea como fuere, Bolsonaro prendió la mecha hace días, cuando desempolvó una polémica sobresaliente al intervenir en los medios de comunicación públicos para proclamar que estaba en contra del confinamiento en masa de la población que ya habían decretado algunos gobernadores regionales cariocas. Y compartió un diagnóstico de situación.

La receta compartida con toda la nación se basaba en la vuelta a la actividad total y normal de los colegios y la puesta en cuarentena, exclusivamente, de los ancianos y de aquellas personas con patologías previas. Esto es, circunscribir el aislamiento al sector poblacional de riesgo con respecto al coronavirus. Nada más. Brasil tiene que seguir funcionando y la economía no se puede parar. Pase lo que pase.

Desde esa lógica, añadiría que la imposición de medidas que limiten el movimiento de la población le parece un "crimen". Por ello, atentando frontalmente contra las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, instó públicamente, a bombo y platillo, a que los brasileños regresaran a sus puestos de trabajo y al modo de vida del que han venido disfrutando en estas décadas. "Brasil tiene que volver a la normalidad inmediatamente", anunció.

"Para el 90 % de la población, es una gripecita o nada", lanzó, antes de recordar que en 2019 "murieron 700 personas por H1N1". La gravedad del virus transformado en pandemia, en cuanto al colapso de los servicios sanitarios no es un parámetro que conjugue Bolsonaro. Y llegó a poner en duda las muertes y contagiados de Italia por el coronavirus. También, que en Sao Paulo, epicentro del Covid-19 en Brasil, cuente ya con 68 fallecidos y 1.223 contagiados.

Por todo ello, la jueza de guardia Laura Bastos Carvalho, de Río de Janeiro, se puso manos a la obra. Y este sábado ha ordenado al gobernante ultraderechista que se "abstenga de promover piezas publicitarias" que llamen al regreso al trabajo, mensajes que colisionan con las órdenes dictadas por gobernadores regionales para contener la pandemia, como la cuarentena.

La Fiscalía considera que ese tipo de mensajes "podría agravar el riesgo de diseminación" del Covid-19 por Brasil, que en apenas un mes ha registrado 92 muertes y casi 3.500 casos confirmados de infectados por la enfermedad. Las campañas emitidas desde el entorno del Ejecutivo, que aconsejan a los ciudadanos volver a la normalidad sin la base de "estudios técnicos" se han considerado por los fiscales como una temeridad a combatir.

El vídeo que formaría parte de una campaña oficial llamada "Brasil no puede parar" ha detonado las pesquisas de la jueza. Esa filmación ha volado en las redes sociales y llegó a ser compartida por el senador Flávio Bolsonaro, hijo mayor del presidente brasileño. La narración animaba a los comerciantes a abrir sus negocios y a los autónomos a volver al trabajo. Tal fue el entuerto causado que la Secretaría de Comunicación de la Presidencia negó que ese vídeo hubiera salido del Gobierno.

Se limitaron a decir, a través de la asesoría de prensa del Ejecutivo, que el video era "experimental" y que no llegó a ser aprobado para su divulgación por los canales oficiales. "Cabe destacar, para que no queden dudas, que no hay ninguna campaña del Gobierno Federal con el mensaje del video que está circulando, por tanto, no hubo ningún gasto", zanjó. Pero la magistrada Bastos Carvalho ya tenía todo listo para prohibir la divulgación de la campaña "Brasil no puede parar" "por radio, televisión, periódicos, revistas, páginas web o cualquier otro medio, físico o digital". Porque se trata de informaciones que no siguen "las directrices emitidas por el Ministerio de la Salud".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.