www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Hamlet

miércoles 01 de abril de 2020, 20:09h

La Unión Europea se enfrenta debido a la fenomenal crisis del coronavirus a una crisis igualmente trascendental en el ámbito legal, pues tiene que adoptar normas excepcionales que a la vez mantengan la validez de la regla general, la cual es la continuación de la unión y la cohesión económica y social.

Dictar normas excepcionales representa una prueba fundamental, pues la excepción pone a prueba la regla general, nos dice si funciona o no tras la irrupción de una situación como la catástrofe causada por un virus tan fatal que no se ha visto igual y que ha supuesto la aplicación de excepciones en los fondos estructurales de la Unión que regulan la cohesión.

La mejor forma de abordar tal crisis es por medio de normas flexibles que se adapten a la estructura legislativa de la Unión, o dicho de otra manera que tengan espíritu, humor. En el teatro, hay un buen ejemplo, el más famoso podríamos decir, de lo que significa el sentido del humor, pues si es importante en la comedia más lo es en la tragedia, ya sea en el teatro o en la realidad, que son tal para cual. Veámoslo:

Hamlet.- ¿ Qué haces por aquí ?

Horacio.- He venido al funeral de vuestro padre.

Hamlet.- No me tomes el pelo ¿ será a la boda de mi madre?

Horacio.- También, pues es justo después.

Hamlet.- Hay que ahorrar, los dulces que sobren del funeral para la boda valdrán.

Cuando su nuevo padre, que es su tío, le pregunta porque está tan cariacontecido, Hamlet le responden con un juego de palabras con humor: ”A little more than kin, and less than kind “, que viene a decir que el parentesco que los une es solo político y no natural.

Soliloquio y oración son dos formas de redacción normativa, la primera es una proclamación que tiene mucho de formal y la segunda un formulario para rogar a Dios. Como ésta, según Hamlet, le corresponde a Ofelia, vamos con la anterior:

Acto III Escena 1 Una habitación en el castillo. Entra Hamlet.

¿Qué es mas noble para un noble: sufrir o luchar?

¿Es peor que te tiren piedras con tan mala suerte que te den con ellas

O tirarte tú de cabeza al mar sin mirar?

Morir: dormir. Nada más.

Pero ¿Y si luego sueñas y te pones peor? Esa es la cuestión.

¿Porqué somos capaces de soportar latigazos, burlas, opresiones, puñetazos, insolencias, insultos, y menosprecios, cuando te puedes pinchar con una aguja de tricotar e irte al Mas Allá?

¿Es porque el Mas Allá, ese país desconocido a cuya frontera llegas y luego no puedes regresar, tanto nos desconcierta que preferimos aguantar?
Cuanto más pensamos más cobardes nos volvemos.

Pero ¡quieto león! Viene la ninfa Ofelia, la cual me tenga presente en su oración.

En su película “Un rey en Nueva York” Charles Chaplin, que hace el papel de un rey exiliado sin corona, recita el soliloquio de la siguiente manera durante una cena:

Rey.- Hay varias maneras de representar el soliloquio de Hamlet: la anémica o la bombástica. ¿Cuál prefieren?

Bill (elegantemente vestido aunque algo bebido).- Cualquier cosa menos la anémica.

Rey.- Muy bien. Ser o no ser…

Empieza muy rápido y enérgico, después reduce la velocidad, mete la mano en una tarta y salpica a una comensal y cuando están todos paralizados con la intensidad dramática del monólogo…

Rey.- … que volar a otros desconocidos… así la conciencia hace…( lo que sigue es cobardes..) …

… un camarero asustado tropieza y tira todos los platos armando un gran escándalo… “se me ha olvidado” y termina abruptamente entre aplausos.

Juan Carlos Barros

Abogado, consultor europeo y periodista

JUAN CARLOS BARROS es abogado, consultor europeo y periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+

0 comentarios