www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

Estados Unidos acusa a China de engañar con sus cifras de contagiados y muertos

Estados Unidos acusa a China de engañar con sus cifras de contagiados y muertos
Ampliar
miércoles 01 de abril de 2020, 22:00h
Además, los ciudadanos de Wuhan vuelven a las calles desconfiando de su Gobierno.

¿Está China transmitiendo al planeta el verdadero estado de las cosas en Wuhan y en su territorio en relación con la crisis del coronavirus? Esa es la gran pregunta que está copando los titulares del mundo en estos días. La credibilidad del críptico gigante asiático está tocada en Occidente y este mismo miércoles Estados Unidos se ha encargado de darle un golpe de gracia nada tranquilizador.

Según un informe de los servicios de Inteligencia norteamericanos, recogido por la agencia de noticias Bloomberg, Pekín habría ocultado la dimensión de la tragedia. Habría publicado datos mucho más bajos en cuanto a contagiados y fallecidos que los reflejados en las cifras oficiales. Generando una atmósfera de confianza dentro y fuera de sus fronteras que no pasaría de constituir un artificio.

En el documento se cita a la web china llamada Caixin. En ese portal se ha publicado una información en la que se narra cómo un camión transporta en torno a 2.500 urnas funerarias en la ciudad de Wuhan, el epicentro de la pandemia global. El conductor de ese vehículo, en declaraciones a dicha web, ha confesado que acometió otra descarga de 2.500 urnas más en el día previo. Sólo con este testimonio queda enterrado el dato oficial de fallecidos en todo el país por el virus. Pero no queda ahí la cosa.

En ese mismo medio se han publicado varias fotos en las que se muestran siete filas de 500 urnas funerarias en cada una, apiladas y listas para ser transportadas por uno de los camiones. Y en el sitio llamado Weibo, la suerte de red social que viene a plagiar la labor de los censurados Twitter y Facebook, se habían publicado imágenes de urnas mortuorias que han sido borradas.

El relato al que ha tenido acceso la agencia Bloomberg explica que seis de las ocho empresas funerarias que trabajan en Wuhan no tiene información sobre el número de fallecidos que ha sido cremados. O no están autorizados para compartir ese dato. Sea como fuere, desde esa agencia estadounidense se da por seguro que se han establecido colas de larga duración -varias horas de espera- con personas que esperan para recoger las cenizas de su familiar o ser querido.

En paralelo, en la propia ciudad que primero sufrió la potencia destructora del Covid-19 en el mundo, hay un sector de la ciudadanía que desconfía seriamente de lo que les cuenta su Ejecutivo. La cifra oficial de fallecidos por el virus que manejan los gobernantes es de 2.553 muertos, pero las redes sociales y algunos medios de comunicación locales no pueden más que poner en duda esa estadística, jugándose el pellejo. La incesante actividad que registran en los crematorios no encaja con el discurso de Xi Jinping.

El presidente chino calificó la catástrofe sanitaria de "guerra del pueblo" contra el coronavirus, pero parece más alejado que nunca de la ciudadanía de Wuhan. El Gobierno se está esforzando por extremar la salida de información, y a reporteros internacionales les impiden el acceso a las funerarias bajo este mensaje policial: "No se puede entrar a no ser que sea familiar de una víctima. Hay que respetar a los fallecidos y a los que vienen a recoger las cenizas, es la tradición china". En Caixin calculan que han podido morir más de 40.000 personas.

El problema, según parece, es que bastante gente podría haber fallecido a causa del virus en sus casas, sin haber sido diagnosticados porque al principio de la epidemia no había test suficientes. Incluso se habla de funcionarios de la Administración que forzaron a ciudadanos a firmar actas de defunción de familiares sin darles ningún tipo de explicación. Y algunos usuarios de Weibo denuncian que las funerarias de la cuidad están entregando más de 3.000 urnas al día con el fin de que las familias puedan honrar a sus difuntos en el tradicional "Día de Barrer las Tumbas" -que en 2020 ha caído en 4 de abril-.

Mientras tanto, las autoridades sanitarias de la provincia de Hubei sí han publicado que este miércoles se ha registrado un nuevo caso de coronavirus en Wuhan, el primero de tipo importando desde otro país -en este caso desde el Reino Unido-, después de una semana sin haber detectado nuevos infectados. Eso sí, la Comisión Nacional de Salud certificó que no hay nuevos positivos locales de Covid-19 y comentaron la detección de 36 nuevos contagiados en todo el país, 35 de ellos importados. Lo que pauta un descenso. Aunque muchos vea borroso el horizonte a estas alturas, cuando las urbes recuperan su actividad entre el miedo y el escepticismo resignado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.