www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COVID-19

No se haga ilusiones, el "buen tiempo" no acabará con el coronavirus

No se haga ilusiones, el 'buen tiempo' no acabará con el coronavirus
Ampliar
(Foto: Efe)
EL IMPARCIAL/Efe
jueves 02 de abril de 2020, 18:38h

Las dos semanas largas de cuarentena, encierro, clausura y confinamiento empiezan a pesar y quien más quien menos busca ya noticias que hablen de avances una solución científica o médica que terminen con la prohibición de salir de casa. Por agarrarnos a algo, queremos creer que la propia naturaleza puede hacernos el favor y que el buen tiempo puede destruir al virus.

Lo siento, los geógrafos ya nos han dicho que no y que la previsible subida de las temperaturas de los próximos meses no acabará con la pandemia de COVID-19. Y nos devuelven a la casilla de salida, la profilaxis y el confinamiento pedido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Gobierno que nos dirige es la mejor arma contra el coronavirus.

Lo ha afirmado el presidente de la Asociación Española de Geografía (AGE), el catedrático Jorge Olcina, que ha insistido en que mientras no haya una vacuna efectiva, la prohibición de movimientos y contacto entre personas es la vía más efectiva para reducir los procesos del contagio.

Es muy claro al afirmar que no hay que tener "la esperanza en la subida de temperaturas que se producirá en primavera". Argumenta que la subida será progresiva y las temperaturas máximas en abril y mayo no será suficiente como para acabar con el virus. Sí ofrece un rayo de esperanza cuando explica que "no será hasta finales de junio, julio y agosto, es decir ya en verano, cuando se alcancen valores que puedan dañar al virus, especialmente en el sur y centro peninsular" español.

Pero este experto avisa, antes de eso, en primavera, la subida leve de temperatura puede tener un efecto contrario porque en los países mediterráneos, como España, la abundancia de sol y de luz favorece la vida social al aire libre: "Y si para mayo no se ha conseguido un control drástico de los contagios, la mayor estabilidad del tiempo atmosférico puede resultar incluso perjudicial".

Además, el presidente de la AGE nos pone los pies en la tierra cuando advierte de que "tampoco está claro que este virus no aguante temperaturas ambientales altas". Si está más o menos demostrado, aclara, que es a partir de 35 ó 40 grados centígrados cuando el COVID-19 puede alcanzar su umbral de existencia, ésos valores corresponden para el conjunto de la España peninsular y Baleares a jornadas del centro del verano (mediados de julio a mediados de agosto) o bien a episodios de ola de calor que son "puntuales".

En conclusión, hasta que no haga mucho, pero mucho calor, solo las medidas sanitarias pueden hacer mejorar la crisis sanitaria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios