www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Los utópicos pactos de La Moncloa

domingo 05 de abril de 2020, 08:18h

Acierta Inés Arrimadas al proponer reeditar los pactos de La Moncloa para luchar contra el coronavirus y defender el sistema constitucional. La líder de Ciudadanos peca, en todo caso, de ingenuidad. Pues la España de hoy en nada se parece a la de 1977. Entonces, nuestra nación luchaba por instaurar la democracia y remontar una economía devastada por una inflación superior al 26 por ciento, desembarazarse del intervencionismo franquista y frenar la fuga de capitales. Con el profesor Fuentes Quintana como cerebro, firmaron los acuerdos políticos y sociales los principales partidos parlamentarios, las asociaciones empresariales y los sindicatos. La UCD de Adolfo Suárez, el PSOE de Felipe González, el Partido Comunista de Santiago Carrillo y hasta los nacionalistas vascos (PNV) y catalanes (CiU) trabajaron hasta lograr poner en marcha unas medidas que impulsaron la economía y, al tiempo, salvaron la democracia en ciernes.

Resulta difícil, si no imposible, imaginar alrededor de una mesa a Pedro Sánchez, con Pablo Casado, Santiago Abascal, Inés Arrimadas, Gabriel Rufián y, menos aún, a Quim Torra y Arnaldo Otegui. Pero ahora, como entonces, la economía está devastada por el coronavirus y la democracia aparece debilitada por el asalto a las Instituciones del Gobierno de coalición.

Sin duda, en medio del caos del coronavirus, reeditar unos pactos entre los principales partidos con representación parlamentaria beneficiarían a España en la lucha contra la pandemia y en aliviar la catástrofe económica que se avecina. Pero sería toda una sorpresa que Pedro Sánchez aceptara. El presidente del Gobierno solo quiere que la Oposición asuma sin condiciones, y sin reuniones, sus delirantes propuestas para combatir la pandemia y sus marxistas medidas económicas. Ya intentó en la sesión de investidura que los partidos le apoyaran “por la estabilidad institucional” sin buscar siquiera acuerdos previos, pese a contar con 120 raquíticos escaños. Pero la coalición con Podemos y el entusiasmo de separatistas y proetarras le llevaron a La Moncloa.

Pedro Sánchez rechaza pactos con la Oposición, pese a la cadena de errores que ha cometido en la lucha contra el coronavirus. Pero él no quiere reconocerlo. Lo que busca, más bien, es perpetuarse en La Moncloa, aprovechando la atroz pandemia para acaparar el poder absoluto. La economía y el llamado régimen del 78 están en riesgo. En ese aspecto, la España de hoy se enfrenta a los mismos problemas que en 1977. Pero ni Pedro Sánchez es Felipe González. Ni Pablo Iglesias, Santiago Carrillo, pese al siniestro pasado del entonces líder comunista. Nuestra nación empezó a conquistar la democracia después de esos Pactos de La Moncloa. A los gobernantes de ahora, poco parece importarles esa democracia. Solo quieren el poder, a ser posible aniquilando a los partidos de la Oposición.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

0 comentarios