www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRISIS DEL COVID-19

Moncloa permitirá que 80.000 parados trabajen en el campo sin perder su subsidio

Moncloa permitirá que 80.000 parados trabajen en el campo sin perder su subsidio
Ampliar
(Foto: EFE)
martes 07 de abril de 2020, 16:16h

El Gobierno permitirá que los parados, con alguna excepción, puedan simultanear el cobro de los subsidios del paro con un trabajo temporal en el campo para cubrir la falta de mano de obra en las campañas hortofrutícolas venideras, debido al cierre de las fronteras a consecuencia de la COVID-19.

Es una de las medidas, pero no la única, que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha avanzado este martes en la rueda de prensa posterior al consejo de Ministros en el que se ha aprobado un real decreto que también recoge la renovación de permisos de trabajo para extranjeros cuyo permiso expiraba antes del 30 de junio.

Las medidas pretenden cubrir entre 75.000 y 80.000 puestos de trabajo para asegurar la recogida de los frutos y evitar así pérdidas económicas, las posibles complicaciones en la cadena alimentaria o una reducción de la oferta que pueda encarecer el producto.

Sin embargo, no se beneficiarán de la medida los afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) presentados en las últimas semanas por el parón de la actividad provocado por la pandemia o los que reciban otras prestaciones extraordinarias con ocasión del descenso de la carga de trabajo o incluso el cese de su actividad. Argumenta Planas que no se les puede aplicar puesto que ya tienen financiación "propia a través de medidas sociales" que el Ejecutivo ha adoptado "en las últimas semanas". Precisamente, esa posibilidad de compatibilizar el cobro de subsidios por ERTE con un trabajo temporal había sido una de las peticiones hechas por una parte del sector agrario.

Según ha resumido el ministro, la bolsa de empleo se obtendrá de perceptores del subsidio agrario u otras prestaciones por desempleo (que podrán compatibilizarla con el jornal del campo); de residentes extranjeros legales cuyo permiso de trabajo concluya antes del 30 de junio, a los que se les renovará; o a jóvenes extranjeros de entre 18 y 21 años que tendrán más fácil obtener esas autorizaciones para incorporarse a estas tareas.

Un aspecto relevante es que, por razones de seguridad sanitaria, los trabajadores contratados deben proceder del mismo término municipal o de otros colindantes para minimizar los desplazamientos. Los contratos de trabajo se harán por escrito y tendrán que reflejar el salario recogido en los convenios colectivos referentes o, en todo caso, respetar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI). La gestión de estos contratos se encomendará a las propias empresas agrarias que efectuarán su solicitud de mano de obra en coordinación con los servicios autonómicos de Empleo y del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). Las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno se encargarán de hacer seguimientos para que "queden garantizadas todas" las necesidades de los empleados así como las "condiciones, requisitos y normas sociales de aplicación en España".

Según Planas, con este decreto se responde a la demanda del sector de una forma "mesurada y concreta" y espera que esa movilización de mano de obra "local" sirva para responder a las "necesidades planteadas" por los empresarios agrarios. El real decreto "es bueno para los trabajadores que estén en desempleo o quieran complementar unos ingresos que sean bajos" y para "todos los ciudadanos" porque podrán seguir comprando productos de "primera necesidad, especialmente frutas y hortalizas, con carácter regular".

Los sindicatos advierten: puede no ser suficiente

Los sindicatos UGT y CCOO han advertido de que existe el riesgo de que no haya suficientes interesados en trabajar en el campo durante las campañas de recolección por los bajos salarios, incluso aunque se permita a los parados simultanear el cobro del subsidio con estos ingresos.

"Encontrar gente para trabajar va a depender de qué salario se les pague. Si se abona un precio por debajo del Salario Mínimo Interprofesional -de 950 euros al mes- seguramente ni los trabajadores que estén cobrando otros subsidios como el de desempleo quieran ir", ha afirmado el responsable del sector agrario en UGT, Emilio Terrón. Además, Terrón ha opinado que habría sido útil permitir también a los afectados por algún expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) sumarse a estas campañas, algo que por el momento el Gobierno descarta.

Desde CCOO, su responsable para el sector agrario, Javier velasco, ha reconocido que el decreto del Gobierno incluye varias de las medidas propuestas por ellos y ha respaldado la decisión de no permitir el acceso a esos puestos de trabajo a los afectados por algún ERTE. No obstante, ha lamentado que se haya desoído su petición de regularizar a "muchos trabajadores que trabajan en el campo sin contrato, que no tienen papeles y que viven por la zona", a menudo en asentamientos ilegales. "Es posible que pese a estas medidas no se alcance el número de personas necesarias para la recolección. A ver quién quiere trabajar en el campo por unos siete euros la hora, que estamos hablando de un trabajo exigente a nivel físico y con el sueldo mínimo", ha argumentado.

Tanto CCOO como UGT han resaltado cómo los cálculos del Ejecutivo han reducido casi a la mitad el número de trabajadores que necesita el campo en estas fechas: la semana pasada se hablaba de 100.000 a 150.000 y ahora la cifra se sitúa entre los 70.000 y los 80.000.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios