www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

WELTPOLITIK

¿Quién liderará la reactivación? ¿Keynes o Hayek?

miércoles 08 de abril de 2020, 20:08h

Enfilada la pandemia por el COVID-19 hacia una puerta de salida que de todos modos aumentará infectados y fallecidos, los estrategas de los gobiernos están analizando el costo económico y productivo y sobre todo el impacto en las estructuras de producción de las empresas. El temor radica en que el virus haya provocado una desindustrialización severa sobre todo en países con Estados fuertes y empresarios debilitados.

El domingo 5 el presidente mexicano López Obrador presentó su programa anticrisis en función de tres objetivos: salvar las finanzas públicas sin gastos de rescate de empresas o trabajadores, dejar a las empresas micro, pequeñas y medianas a su propia suerte y con ello el despido de millones de trabajadores y centrar en el Estado el peso específico de la reactivación económica después de terminado el problema sanitario.

Puesto en términos sencillos, México ha entrado en una fase importante de disputa por el dominio económico productivo: el Estado o los empresarios; o, en otras palabras: el populismo contra el neoliberalismo. Lo dejó entrever como marco analítico el presidente López Obrador el domingo cuando en su discurso citó a Roosevelt y el new deal o nuevo trato que le dio al Estado la salvación de la economía después del crack bursátil de 1929.

De las crisis económicas mexicanas por razones de colapso financiero, la de 1995 fue la más grave: el 20 de diciembre un error en el manejo de la información pública provocó una macrodevaluación sin que el gobierno tuviera reservas para apuntalar el peso y el año 1995 hubo un frenón productivo de -6.3% del PIB. La peor parte afectó al sector financiero: los bancos aumentaron sus pasivos en créditos a bienes muebles e inmuebles. El presidente Zedillo aplicó un programa de ajuste draconiano: alza en tasas de interés, recompra de deudas incobrables a los bancos y alza del IVA de 10% a 15%. A cambio del apoyo legislativo, Zedillo firmó un Acuerdo Político Nacional con mayores concesiones democratizadoras. El PIB se recuperó en 1996 y el promedio anual en el sexenio de Zedillo 1994-2000 fue de 3.2%. El costo social fue la pérdida de bienestar durante veinte años.

El dilema del presidente López Obrador con el parón económico por el COVID-19 enfrentó un dilema: un programa de protección de la economía con beneficios fiscales a las empresas, apoyos salariales a los trabajadores y subsidios a la sociedad con mayor deuda pública por la precariedad de las finanzas públicas o aplicar el darwinismo económico de que las empresas y trabajadores más fuertes tendrían que sobrevivir por sí mismos y no obligar al gobierno a endeudarse. La opción tomada fue la segunda: el programa económico de emergencia mexicano radicó en usar el poco dinero disponible para apoyar a los sectores sociales más débiles --aunque improductivos-- y retomar el control del desarrollo hasta pasada la emergencia sanitaria.

Las primeras previsiones sobre el PIB mexicano en 2020 oscilan alrededor de -8%. Sin embargo, la parte más alarmante no radica en la cifra general, sino en el daño productivo a los trabajadores, a las empresas y a las cadenas de producción. Sin un programa de estímulo del Estado, el PIB negativo podría durar tres años o más. El problema no estará en las grandes empresas que tienen fondos para la reactivación, sino en las más de 4 millones de micro, pequeñas y medianas empresas que concentran el 75% del empleo total. Un dato ilustra la dimensión de la crisis del empleo en México: el 57% de la población económicamente activa lo hace en el sector informal.

El problema económico de la crisis provocada por el COVID-19 no radica en los daños a la salud, sino en sus efectos destructivos en la planta productiva. El Estado mexicano entró en una crisis de producción en 1970-1982 cuando quiso suplir al sector privado, absorbió millares de empresas y no pudo hacerlas funcionar con productividad: los funcionarios responsables se dedicaron a cobrar y no a operar negocios. El sector paraestatal se convirtió en la parte fundamental del déficit: no generaba recursos para sus propios gastos y el Estado tenía que subsidiarlo. Los gobiernos de De la Madrid (1982-1988) y de Salinas de Gortari (1988-1994) privatizaron la economía pública, bajaron el déficit del presupuesto y dejaron al Estado sin más ingresos que el fisco.

El proyecto de López Obrador se basa en el regreso del Estado a las actividades productivas directas. Al dejar a las empresas privadas abandonadas en el parón productivo por el virus, cientos de miles de ellas van a desaparecer, las que sobrevivan no van a auxiliarlas y México entrará a un mayor dinamismo del autoempleo en el sector informal. Cada trabajador que abandona el sector productivo encuentra ingresos poniendo un puesto callejero para vender productos de contrabando o instalar una micro cocina en las calles para vender alimentos a los transeúntes.

La otra salida estará en la desnacionalización de la planta productiva con la llegada de empresas extrajeras vía el Tratado de Comercio Libre o el regreso de México al modelo de las maquiladoras o plantas de ensamblaje de productos con partes extranjeras, En los últimos veinte años y dentro del Tratado, el porcentaje de productos nacionales en las exportaciones bajó de casi 50% en 2000 a 37% den 2019. Aquí estará la paradoja de populismo: salvar al Estrado de rescates improductivos, a costa de entregar la planta productiva a extranjeros.

La decisión del presidente López Obrador de no salvar a las empresas ni a los trabajadores fue el anuncio de una recesión entrando a una depresión. En todo caso, el populismo mostrará otra vez que carece de un modelo de desarrollo industrial y que se conformará con proteger a los sectores más vulnerables e improductivos.

Carlos Ramírez

Maestro en Ciencias Políticas

Periodista, Maestro en Ciencias Políticas, columnista político desde 1990, director del Centro de Estudios Políticos y de Seguridad Nacional S.C., director del portal indicadorpolitico.mx

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios