www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La censura de Sánchez: vuelve el NO-DO de Franco

jueves 16 de abril de 2020, 08:22h

Tezanos no solo manipula las encuestas para favorecer a Pedro Sánchez, pues nadie se cree que tras la catastrófica gestión de la tragedia sanitaria, el PSOE se mantenga como el partido con mayor intención de voto. Ahora, el CIS se dedica a hacer el trabajo sucio del Gobierno al colar en la última encuesta una pregunta que lleva implícita la intención del Ejecutivo de imponer la censura. La cuestión planteada en la encuesta no es casual:

“¿Cree usted que en estos momentos habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas y poco fundamentadas por las redes y los medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales, o cree que hay que mantener libertad total para la difusión de noticias e informaciones?”

Con esta pregunta y aprovechando la tragedia del coronavirus, el Gobierno desnuda sus intenciones de restringir el derecho a la información, consagrado en la Constitución, y de imponer la censura. La encuesta del CIS supone la mejor prueba del autoritarismo de Pedro Sánchez que se ha desatado con el poder absoluto que le otorga el estado de Alarma.

La libertad de expresión es la esencia de la democracia. Por eso, los regímenes autoritarios lo primero que hacen al llegar al poder es imponer la censura. Y este Gobierno intenta restringir el derecho a la información al sentirse vapuleado por los medios de comunicación independientes que denuncian sin cortapisas la nefasta gestión del Ejecutivo en la crisis del coronavirus. A Pedro Sánchez le molesta la verdad, como que España es el país del mundo con más muertos por población y el que ostenta el récord de sanitarios contagiados por el virus.

En una democracia hay que defender tanto la libertad de información como la de opinión. Por eso, el periodismo independiente se basa en una premisa: los hechos son sagrados y la opiniones libres. Los muchos medios gubernamentales tienen derecho a disimular o ni siquiera comentar que España sufre la mayor letalidad del mundo por el coronavirus. Pero no pueden negarlo. Y los periódicos independientes tienen derecho a denunciar que la culpa es de la imprevisión y torpeza del Gobierno de Pedro Sánchez. En cualquier caso, el hecho es incontestable.

Resulta intolerable que Pedro Sánchez aproveche el Estado de Alarma para imponer una suerte de dictadura. Ya resulta sospechoso que empresas cercanas al Ejecutivo “filtren” los bulos en las redes sociales, pues se ha demostrado que impiden tanto las “fakes” como muchas opiniones en contra del Gobierno. Pero supondría un atentado a la esencia de la democracia que se “remita toda la información de la pandemia a fuentes oficiales”, como pretende el CIS de Sánchez, más que de Tezanos. Es la repetición del NO-DO de Franco. Es la censura pura y dura de los regímenes autoritarios, ya sean fascistas o comunistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

1 comentarios