www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PACTO PARA SALVAR A PEDRO SÁNCHEZ

viernes 17 de abril de 2020, 12:19h
A pesar de los esfuerzos de José Félix Tezanos y su Cis domesticado, se agranda el clamor de la España...

A pesar de los esfuerzos de José Félix Tezanos y su Cis domesticado, se agranda el clamor de la España confinada contra un Pedro Sánchez que nos ha situado a la cabeza de los doscientos países del mundo en cuanto al número de muertos por millón de habitantes a causa del coronavirus.

El cerco de asesores que rodea al presidente en el palacio de la Moncloa tiene conciencia de la necesidad de hacer una finta que enmascare y difumine la torpe gestión del sanchismo, antes y durante la crisis del Covid-19. La fórmula encontrada no puede estar más clara: con el pretexto de la pandemia, la unidad de todos los partidos para salvar a Pedro Sánchez.

Que una política de unidad destinada a combatir el Covid-19 resulta necesaria, nadie lo duda. Que Pedro Sánchez cite, con aroma dictatorial, a los partidos políticos para imponerles sus decisiones, es otro cantar. Convocar un día determinado, a una hora concreta, a Pablo Casado sin consultarle, fue una descortesía y, además, un despropósito. Tomar medidas vidriosas y en ocasiones de gran alcance, gracias a los poderes del Estado de Alarma, sin concordarlas con los que le apoyaron en el Congreso de los Diputados, parece algo más que un ejercicio de desdén y soberbia. Es la tentación dictatorial al estilo venezolano del Aló, Presidente, que domina a Pedro Sánchez.

El terrible fracaso del presidente en su gestión política contra el Covid-19 exige su dimisión, en cuanto se supere la situación actual. Esa dimisión es una exigencia democrática. Pedro Sánchez se esfuerza por sustraerse de la realidad refugiándose en la unidad de todos los partidos en torno a él. Lo que se trata de imponer desde Moncloa se llama cesarismo. Y lo que espera un sector de la opinión pública es que Pablo Casado e Inés Arrimadas denuncien la maniobra e impongan a Pedro Sánchez los límites y cautelas necesarias para proteger en España la libertad constitucional, imprescindible si se quiere combatir con eficacia la pandemia y sus consecuencias.