www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

Los presidentes autonómicos reclaman a Sánchez que aclare el fin del confinamiento

Los presidentes autonómicos reclaman a Sánchez que aclare el fin del confinamiento
Ampliar
domingo 19 de abril de 2020, 16:35h
El jefe del Ejecutivo no ha econtrado el pretendido consenso en sus interlocutores.

Pedro Sánchez no ha tenido una videoconferencia semanal plácida con los presidentes autonómicos. Ni mucho menos. El presidente del Gobierno ha sufrido una reunión en la que se le han amontonado las reclamaciones de los líderes regionales. Pero entre esas quejas ha sobresalido una: Moncloa debe despejas las dudas creadas en torno a la "desescalada asimétrica y por territorios" anunciada este mismo sábado.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha alzado la voz para exigir al titular del Ejecutivo que establezca, a la mayor brevedad, un "calendario flexible y orientativo" del horizonte de la "desescalada" del confinamiento "para dar certeza a las familias, a los trabajadores y a los agentes económicos", que precisan de "planificación y no de improvisación".

El mandatario gallego ha afeado la ausencia de previsión y margen de maniobra que deja Sánchez a los gestores regionales con los anuncios unilaterales que viene ejecutando. En un modus operandi que ha llegado a indignar a sus interlocutores, pues en ningún caso se ha dialogado con ellos ni se les ha tenido en cuenta. Por ende, bien poco queda, en la práctica, de la cacareada voluntad gubernamental por funcionar con un consenso con las comunidades.

"Si no planificamos, al final nos precipitaremos" y, esa sería una decisión "imperdonable", ha afeado Núñez Feijoo, quien ha repetido la necesidad de contar con una "hoja de ruta aproximada" de los pasos pensados por el Gobierno. Y ha recordado que algunas de las decisiones asumidas por el Ejecutivo de coalición han sido "explicadas con poco margen" lo que generó "confusión y frustración" en la ciudadanía. Es por ello que en un asunto tan relevante como la desescalada se ha de trabajar "con tiempo y claridad", pensando en la población que ha de volver al trabajo o a los centros educativos.

El dirigente gallego ha hecho hincapié en que "la vuelta tiene que ser conocida en el tiempo. No pedimos un calendario exacto, sino orientativo. Las empresas no pueden arrancar con 24 horas de previsión desde que se anuncia, y los niños y las familias deben saber cuándo tienen que retomar las clases". "Se debe garantizar que la vuelta a la nueva normalidad sea segura desde el punto de vista sanitario", ha sentenciado.

En ese mismo sentido, el del reclamo a Sánchez por la falta de comunicación en un paso tan importante como este, se ha expresado el presidente andaluz, Juanma Moreno. El también dirigente del Partido Popular ha defendido que su comunidad "en mejores condiciones" que otros territorios para encabezar el desconfinamiento progresivo. Eso sí, ha esgrimido que esta fase se ha de activar siempre a partir del final del estado de alarma, en principio el 10 de mayo.

Miguel Ángel Revilla, en su caso, se ha mostrado más duro en la reunión con el presidente del Gobierno. El gestor cántabro ha solicitado al líder socialista que las autonomías tengan "algo más de voz que acudir los domingos a una reunión matinal". "Me he atrevido a decir que esto parece una reunión de un equipo de monaguillos con el prior de la comunidad".

Y ha defendido la entrega de una mayor de competencias en este asunto, ya que él conoce mejor la realidad de sus comarcas que Sánchez, ha subrayado. En el caso de Cantabria, cree que "no tiene nada que ver" con otras regiones como Madrid, Cataluña y Andalucía, tiene especial importancia la cesión de competencias, pues hay mucha población dispersa en el medio rural. "Pido esa competencia y asumo el riesgo de los errores que pueda traer como consecuencia. Lo haríamos de una manera muy elaborada y estudiando cada municipio y teniendo localizados y focalizados todos los lugares en los que puede haber infectados", ha enfatizado.

Este prisma autonómico que exige más control del destino de sus ciudadanos y libertad de acción con respecto al Estado es por la que han apostado vascos y catalanes. El lendacari, Iñigo Urkullu, ha reclamado respeto a los marcos competenciales y una mayor capacidad de participación en el diseño de una transición que debe contemplar las especificidades de cada región antes que emprender una "desescalada asimétrica con el pilotaje del Gobierno español". Y Quim Torra ha pedido, directamente, jurisdicción para gestionar el desconfinamiento catalán sin contar con el Estado. También ha puesto sobre la mesa su propia hoja de ruta para el alivio de la cuarentena de los niños.

Otro de los grandes elementos de batalla ha residido en la partida "extra de liquidez" por valor de 14.000 millones de euros que el Ejecutivo ha inyectado en las comunidades para plantar batalla al Codiv-19. El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ha señalado que se trata de un "mecanismo absolutamente extraordinario". Pero Andalucía, Cataluña, Castilla y León, Galicia, Madrid, Murcia, Comunidad Valenciana e Islas Baleares no se han tragado el argumentario gubernamental. Han esgrimido que no es un fondo nuevo, porque 5.500 millones de los 14.000 provendrían del adelanto de la liquidación de 2018.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios