www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez abusa de “la ley mordaza” que prometió derogar

viernes 24 de abril de 2020, 07:20h

Cuando Pedro Sánchez era el jefe de la Oposición se ensañaba a diario con la Ley de Seguridad Ciudadana aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2015 y que la progresía bautizó como “la ley mordaza. Prometía a su militancia que según entrara en La Moncloa derogaría la ley por ser fascista. Ahora, sin embargo, aplica la norma con alevosía.

Desde que el coronavirus irrumpió en España, la Policía, la Guardia Civil y los cuerpos de seguridad autonómicos y locales se apoyan en el artículo 36.6 de la Ley de Seguridad Ciudadana para imponer las multas por infringir el Estado de Alarma y basan sus detenciones por “desobediencia a la autoridad” en el artículo 36.6 de la norma. La misma ley de la que abusa Marlaska para arrollar la libertad de expresión al aplicar la censura en las redes sociales.

Como hemos escrito en esta página, Marlaska está considerado como uno de los mejores jueces de España por su valiente e inteligente actuación en la Audiencia Nacional en su lucha contra los terroristas de ETA y contra el narcotráfico. Pero como ministro del Interior está tirando por la borda el reconocido prestigio que se había ganado. Se ha convertido en un sumiso lacayo de las tropelías de Sánchez, en su portavoz más sectario.

Ahora, sin embargo, abusa en la aplicación de la Ley de Seguridad Ciudadana al ordenar a la Guardia Civil que se ocupe de censurar todo aquello que moleste al Gobierno, mientras jalea a las Fuerzas de Seguridad para que impongan una suerte de estado de excepción. Desde que comenzó el Estado de Alarma, los cuerpos policiales han impuesto más de 700.000 denuncias. Hasta la Abogacía del Estado reconoce que no basta con incumplir el decreto sino que hay que desobedecer expresamente la orden individual de un agente policial. Baste un ejemplo: hace unos pocos días, una mujer de 70 años paseaba con su perro por un camino rural a las afueras de la aldea en la que vive. Ni un alma en kilómetros a la redonda. Imposible que infectara o fuera infectada por alguien. Y, de pronto, un helicóptero de la Guardia Civil que sobrevolaba la zona aterrorizó cerca de ella, provocando un remolino de polvo y tierra que aterrorizó a la mujer. Dos agentes se bajaron con decisión y la multaron por incumplir el Estado de Alarma, pues se había alejado demasiado de su casa, situada en un pueblo semivacío. La escena pudo verse por televisión. Y como éste, hay multitud de casos.

Resulta inaceptable que Pedro Sánchez abuse de los poderes excepcionales que le confiere el estado de Alarma. Y, una vergüenza que Grande Marlaska aplique la ley de seguridad ciudadana para amedrentar a los ciudadanos. El comportamiento de la Guardia Civil y la Policía durante el Estado de Alarma solo puede ser calificado de ejemplar. Los agentes se limitan a cumplir las órdenes de sus superiores. Pero cuando esas órdenes no son claras, algunos pueden excederse en sus funciones, lo que está ocurriendo demasiado a menudo. Pedro Sánchez y Grande Marlaska son los máximos responsables de estos abusos al confundir el estado de alarma con un estado de excepción. No deja de ser paradójico que un Gobierno que se autodenomina progresista imponga la mayor represión de esta democracia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (7)    No(0)

+

0 comentarios