www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez se mete en un lío con la “desescalada”

lunes 27 de abril de 2020, 07:30h

Pedro Sánchez anunció en su último sermón en la Moncloa que el Gobierno tiene previsto un plan de “desescalada gradual, asimétrica y por regiones” que controlaría el “mando único”; es decir, él. Pero no supo o no quiso detallar en qué consistía dicho plan. Como es habitual cuando no sabe qué decir, el presidente se remitió a los consejos de los “expertos sanitarios” y a que el impacto del coronavirus no es igual en todas las regiones.

Con estas palabras, Sánchez ha vuelto a meterse en un lío. Inmediatamente, las Comunidades Autónomas pusieron sobre la mesa sus planes para esa desescalada: abrir las playas, permitir el acceso a los restaurantes con mamparas o ampliando las terrazas, a los comercios, la vuelta al trabajo o la reapertura de los colegios. Y, como siempre, Cataluña y el País aprovecharon la indefinición del Gobierno para anunciar que pondrán en marcha sus propios planes sin tener en cuenta “el control del mando único”.

La ambigüedad y la imprevisión del Ejecutivo han vuelto a provocar malentendidos y a acarrear enfrentamientos políticos. Es lógico que Sanidad recurra a la opinión de los expertos, por desconocidos que sean, para tomar estas decisiones. Pero el presidente del Gobierno no puede anunciar una “desescalada” sin saber ni cuándo ni cómo; sin ser consciente de la ansiedad de los ciudadanos por recuperar la normalidad y de la necesidad de los empresarios por abrir sus negocios. Tiene que tomar decisiones inmediatamente.

A pesar de la manipulación de los datos por el Gobierno, España comienza a “doblegar” la curva de la pandemia y, por tanto, es el momento de planear y poner en marcha esa vuelta la normalidad. Pero antes de dar un solo paso, es esencial que se realicen test masivos y se distribuya el material de protección necesario para evitar la expansión del virus. Luego, el Gobierno debe anunciar cuanto antes y lo más detallado posible su plan de desescalada si quiere mantener el control desde el famoso “mando único”. En otro caso, las Comunidades Autónomas, con Cataluña y País Vasco al frente, pondrán en marcha sus planes, aprovechando la ambigüedad y dejadez del Gobierno. Y, entonces, una vez más, será tarde.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios