www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

Ábalos: "No espero que los ciudadanos nos aplaudan, pero tampoco que nos abucheen"

Ábalos: 'No espero que los ciudadanos nos aplaudan, pero tampoco que nos abucheen'
Ampliar
lunes 27 de abril de 2020, 15:25h
El ministro ha defendido la polémica gestión del Ejecutivo ante la crisis sanitaria.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha pedido cooperación al resto del arco parlamentario este lunes. A estas alturas de la crisis sanitaria. Lo ha hecho en la comparecencia que ha protagonizado, a petición propia y del PP, Vox y Ciudadanos, ante la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana del Congreso.

En su opinión, los aplausos de que la ciudadanía brinda cada día a las ocho de la tarde a los sanitarios son "un justo eco de su esfuerzo y de la solidaridad de los españoles". Pero, ha añadido, "no espero que los ciudadanos nos aplaudan, obviamente, como tampoco deseo que nos abucheen". Así se ha pronunciado el número dos del PSOE.

Ábalos ha proseguido su argumentación en esta línea del siguiente modo: "Espero que seamos capaces al menos de demostrar a la nación que buscamos soluciones, que vamos a superar la pandemia, y que vamos a superar esta crisis, sí o sí, sin dejar a nadie atrás". Se ha referido así a una solicitud de ayuda al Gobierno por parte de los que forman parte de la oposición.

Ha puesto como ejemplo la labor unida de los profesionales de la salud. "Su diligencia, su sacrificio y su entrega se han convertido en un elemento de cohesión social, que produce y motiva sentimientos de empatía, solidaridad y fortaleza frente a la adversidad. La comunidad médica y científica rearma moralmente a los españoles", ha avanzado para, de inmediato, señalar que los políticos deben estar también "a la altura del momento" y aplicarse el modelo de actuación que están ofreciendo los sanitarios.

"La pandemia no puede tener como efectos secundarios la desconfianza permanente respecto de la eficacia de las decisiones adoptadas, un pesimismo general respecto del porvenir de la nación, ni la descohesión social como consecuencia de un agravamiento de las desigualdades", ha diagnosticado. Y ha sentenciado, siguiendo ese camino, que "todos tenemos la obligación de rearmar la esperanza y de trasladar la confianza en que acertaremos, sí o sí acertaremos, porque cuando no seamos capaces de acertar, entre todos, corregiremos lo que sea necesario para acabar acertando".

Por otro lado, ha especificado que la apertura gradual de las actividades económicas discurrirá en paralelo a un ascenso de la movilidad. Están trabajando, ha afirmado, en elaborar un sistema seguro y coordinado con diferentes grupos de trabajo entre ministerios, comunidades autónomas, consorcios de transporte y grupos a nivel europeo e internacional. Se está estudiando el decalado de los horarios de la jornada laboral para aplanar el pico de las horas punta o el establecimiento de franjas horarias de personal en teletrabajo. Y, también, el control de acceso al sistema de transporte.

"El éxito del plan no dependerá de una solución única, sino de la armonización de un conjunto de medidas encaminadas a encontrar el punto óptimo", ha resumido. Y ha finalizado su intervención efectuando un repaso al tipo de desescalada del confinamiento que se va a llevar a cabo. "Pienso en las islas, por ejemplo. A las islas que no han tenido contagios, que no han tenido muertos, no les podemos aplicar la misma medida que otros (territorios) donde hay otros problemas", ha recalcado el ministro.

Y ha subrayado que "a mi modo de ver, la desescalada tiene que ver con la extensión, no al revés. Porque si uno está ahora confinado en su casa, puede que ahora se confine en su territorio. Hay que preservar, sobre todo a los territorios que no han tenido contagios". "Lógicamente, la desescalada deberá ser asimétrica, en coordinación con las comunidades autónomas y viendo las zonas", ha insistido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

4 comentarios