www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

El fútbol europeo alerta: "Muchos clubes están en una situación crítica"

El fútbol europeo alerta: 'Muchos clubes están en una situación crítica'
Ampliar
miércoles 29 de abril de 2020, 20:05h
La Asociación de Clubes Europeos confiesa los problemas de algunos equipos por la paralización de los torneos.

La Asociación de Clubes Europeos (ECA) es una de las patas con las que están trabajando UEFA, ligas europeas, sindicatos de futbolistas y federaciones nacionales para que se reactive la actividad futbolística cuanto antes. De hecho, es el sector, junto con los campeonatos domésticos, que más se ha aliado con el organismo gestor del balompié continental en su apuesta por la casi obligación de disputar las jornadas restantes.

El motivo lo ha explicado este miércoles el secretario general de la ECA, Michele Centenaro. En una videoconferencia organizada por Soccerex ha manifestado lo siguiente: "En la asociación contamos con 236 miembros de 55 países europeos, y hemos recibido muchos mensajes y peticiones de clubes con situaciones realmente críticas. Y esta incertidumbre hace todo más difícil. Hay una gran petición de liquidez, la distribución de fondos de la UEFA ha sido un soplo de aire fresco, pero un alto número de clubes están intentando reducir sus costes y pérdidas".

"Cada club mira su supervivencia, y necesitan certezas. Es importante retomar el fútbol, intentar terminar las competiciones, por un punto de vista de méritos deportivos, siempre que esto sea posible. Y luego habrá tiempo para cuestiones mayores", reivindicó el dirigente de una asociación que trabaja para defender los intereses de los principales clubes del Viejo Continente.

Centenaro añadiría, asimismo, que los equipos y los futbolistas están "en el mismo barco", ya que si no hay competiciones eso tiene "un impacto para todos los tipos de clubes". Y desgranó que el golpe financiero lo sufrirían tanto los aristócratas -debido a las pérdidas relativas a los derechos de televisión- como aquellos más humildes, que trabajan desde la cantera -ya que el valor de sus jugadores "cae dramáticamente"-.

El ejecutivo se refirió también al problema que conlleva encajar los partidos restantes en un margen muy estrecho de tiempo. "Creo que tendremos que reescribir el calendario europeo para adaptarnos a la crisis, y esto afectará al calendario internacional. La FIFA tendrá que ver cómo reorganizar los calendarios, con la Eurocopa (aplazada a 2021) y el Mundial (Catar 2022) como los dos puntos fundamentales", sentenció.

El secretario general de la ECA compartió presencia, en el mencionado evento, con el presidente de las Ligas Europeas de fútbol, Lars-Christer Olsson; el secretario general del sindicato Fifpro, Jonas Baer-Hoffman; y el consejero delegado de la Sport Integrity Global Alliance, Emanuel Macedo de Medeiros. Y desde la trinchera sindicalista se puso sobre la mesa una preocupación que el resto de los actores no tiene por bandera: la salud de los trabajadores del fútbol.

"Lo peor que puede ocurrir es que alguien vuelva pronto, tenga que parar porque genere un peligro para los jugadores, ofrezca un mal ejemplo para la sociedad y entonces se cerrará por más tiempo. Por eso es crucial que trabajemos juntos y tener el consejo de expertos para volver cuando sea realmente seguro, no en dos o cuatro semanas. Tenemos que pensar en un plazo más largo", defendió en su intervención Jonas Baer-Hoffman.

Y compartió el sentir de los jugadores sindicados. "Muchos jugadores a los que representamos cobran 3.000 ó 4.000 euros, para ellos perder dos pagas es tan importante como para cualquiera. Y los casos de ansiedad se han duplicado por el confinamiento, pero les preocupa tanto su salud como dar un mal ejemplo a la sociedad", arguyó, antes de apostar por dar preferencia a las competiciones nacionales en el regreso de la actividad. Según su opinión, éstas son "un pilar financiero" y aportan "cohesión social".

Por último, Baer-Hoffman reivindicó "pensar cómo reconstruir el fútbol" a largo plazo. Usar la crisis sanitaria para aplicar mejoras a la industria balompédica. "Será diferente, probablemente más pequeño desde una perspectiva económica, pero no tiene por qué ser más débil. Ojalá sea más igualitario, más justo y más económicamente sostenible, porque lo hemos visto es que el modelo económico de nuestro sector no es capaz de trabajar con crisis como la que hemos vivido", diagnosticó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios