www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El despotismo del Gobierno de la desescalada

viernes 01 de mayo de 2020, 08:44h
Pedro Sánchez ha convertido la cacareada desescalada en un galimatías de fases de ida y vuelta, por provincias, con horarios enrevesados para pasear o hacer deporte, con estrictas normas para reabrir los comercios con cita previa y los bares o restaurantes, por aforos y por tiempos. Y todo al albur de un ministro de Sanidad que se muestra tan desbordado como el entero Gobierno. Y todo bajo el mando único del cuarto, pero no último, estado de alarma que no es más que un estado de excepción enmascarado.

El sector de la Hostelería es de los más perjudicados por el bochinche de los aforos y los inciertos plazos de apertura estipulados. La CEOE calcula que la torpeza del plan gubernamental puede arruinar, al menos, a cien mil empresarios de restaurantes y bares. Y eso sin contar los hoteles. Ante esta trágica situación de cientos de miles de negocios y de millones de empleos en juego, la vicepresidenta Teresa Ribera fue entrevistada en RNE y su respuesta a la indignación de los hosteleros fue la mejor prueba del despotismo del Gobierno:”El que no se sienta cómodo-dijo-que no abra”. Con esta frase chulesca zanjó la vicepresidenta encargada de coordinar la desescalada el drama de los dueños de restaurantes y bares que ven inviable reabrir sus negocios con las condiciones impuestas unilateralmente por el Gobierno. El drama de millones de trabajadores que perderán su trabajo por la torpeza del Gobierno al limitar unos aforos e imponer unas fases tan inciertas como ridículas y que suponen la ruina de los empresarios. Un ejemplo: en principio, un local solo puede habilitar una tercera parte de la terraza (si la tiene). Nadie puede ser atendido en el interior del establecimiento. ¿Y si llueve? Pero para reabrir el negocio, el empresario debe sacar del Erte a todos sus trabajadores. Resulta evidente, que pocos restaurantes o bares abrirán las puertas de sus empresas.

Pero este Gobierno todo lo justifica: “si no se siente cómodo, que no abra”. Teresa Ribera podía haber añadido: si la desescalada supone que millones de españoles que trabajan en la Hostelería se van al paro, que se vayan. Ese es el diálogo y el espíritu de “arrimar el hombro” y “unidos venceremos” que proclama el Gobierno de Pedro Sánchez. El espíritu para afrontar los “acuerdos de la reconstrucción” se resume en la despótica frase de Teresa Ribera. En el mando único. Y sin rechistar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+

0 comentarios