www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

VENEZUELA

Maduro dice haber frenado una "invasión marítima de mercenarios y exmilitares para matarme"

Maduro dice haber frenado una 'invasión marítima de mercenarios y exmilitares para matarme'
Ampliar
lunes 04 de mayo de 2020, 19:19h
El bloque opositor considera el evento un montaje que forma parte de una maniobra chavista para legitimarse.

La pandemia global que representa el coronavirus no diluye la polarización social y política que se vive en Venezuela. La confrontación entre el régimen bolivariano y la disidencia sigue tan vigente como la distancia de sus relatos. Esta percepción se ha subrayado con una cima reseñable acontecida este fin de semana. Tal dimensión le ha dado el chavismo al episodio en cuestión que es lunes ha querido denunciarlo a la comunidad internacional.

Desde el equipo gubernamental dirigido por Nicolás Maduro se afirma lo siguiente: el pasado domingo se frustró una invasión marítima de mercenarios y exmilitares, que trataron de introducirse a través del estado de La Guaira (norte, cercano a Caracas) con el fin de acabar con la Administración que relevó a Hugo Chávez en 2013. Esto es, el presidente venezolano proclamó haber neutralizado un intento de atentado.

Eso dijo entonces. En esta fecha, y en una reunión telemática del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), ha hablado de intento de magnicidio. "El objetivo central (de la incursión) era matar al presidente de Venezuela (...), intentar matarme", ha proclamado Maduro en una cita en la que estaba previsto tratar, únicamente, la manera en la que abordar el impacto del coronavirus.

"Tenemos las pruebas de que este grupo se entrenó en territorio colombiano, tenemos los lugares donde fueron entrenados, tenemos las pruebas y se ha declarado públicamente", insistió el mandatario chavista ante sus interlocutores, retomando el enemigo eterno proyectado por el régimen bolivariano que encarnan Estados Unidos y Colombia.

Se apoyó Maduro en unas declaraciones de un asesor militar del país norteamericano, que en la noche del domingo confesó haber firmado, presuntamente, un contrato con un sector de la disidencia venezolana por mor de especificar la ruta que debía seguir la expedición de esos "mercenarios y exmilitares" identificados por el poder chavista.

"Un ataque terrorista en medio de una pandemia, mientras nuestro pueblo descansaba, mientras nuestro pueblo está en cuarentena", recalcó Maduro en la mencionada reunión. Horas antes había tomado la palabra el polémico presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello. Alegó este representante que murieron 8 de los atacantes y otros dos fueron capturados.

Cabello publicó que uno de los retenidos confesó haber trabajado para la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), un organismo que Chávez expulsó del país petrolero en 2005 a que el régimen bolivariano ha tildado de narcotráfico. Pero lo cierto es que la supuesta confesión ni se ha hecho pública ni se han aportado pruebas al respecto.

Es por ello que la oposición liderada por Juan Guaidó, el presidente interino reconocido por más de 60 países, no cree ni una palabra. Amén de subrayar que se desmarcarse esa presunta incursión, denuncia que todo se trata de una maniobra fraudulenta del chavismo para ganar peso. El propio Guaidó emitió una nota para aclarar que no tiene "relación alguna" con la empresa contratista militar SilverCorp, que ha dicho estar ligada al ataque.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios