www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO CASADO, EN SU SITIO

miércoles 06 de mayo de 2020, 16:23h
Abstención. Sí. Pero abstención tras desbaratar con un admirable discurso la gestión de Pedro Sánchez...

Abstención. Sí. Pero abstención tras desbaratar con un admirable discurso la gestión de Pedro Sánchez en el combate contra el coronavirus. Muchos esperaban un no rotundo. Pablo Casado, siempre en su sitio, no se dejó arrastrar por la pasión ni tampoco por la presión de algunos medios periodísticos. Anunció la abstención del Partido Popular en la votación por la prórroga del estado de alarma. Era lo más prudente. Y también lo más inteligente. Toda la argumentación esgrimida por Pablo Casado en el Congreso de los Diputados resultó demoledora, dejando en evidencia la torpeza del presidente del Gobierno, que ha situado a España en el concierto mundial como el líder de muertos por millón de habitantes; como primera nación por los sanitarios infectados. Basta mirar hacia el vecino Portugal, en la misma Península Ibérica, para darse cuenta de los incontables errores cometidos por Pedro Sánchez, que se ha dejado en las alambradas del coronavirus las ropas políticas desgarradas.

Desde su cesarismo ridículo e insólito, la réplica del presidente del Gobierno al sosegado discurso que pronunció Pablo Casado resultó atropellada y nerviosa. Dio ocasión a que el líder del Partido Popular se merendara al dirigente socialista en una contrarréplica en la que volvió a devastar la política sanchista.

Tal vez Pablo Casado cometió algún error. No lo advertí y me hubiera agradado hacerlo porque sin la expresión de críticas, el elogio resulta menos eficaz, según la certera expresión de Beaumarchais. No voy a entrar en el resto del larguísimo debate, a pesar de haberlo escuchado casi íntegramente. Me apenó que persona tan inteligente como Inés Arrimadas, con el propósito de recuperar el protagonismo que perdió Albert Rivera, justificara apartarse del entendimiento con el Partido Popular para anunciar su sí a un Pedro Sánchez atribulado y arrinconado.