www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ACEPTA UNA PROPUESTA DE QUIM TORRA PARA LA CAPITAL Y BARCELONA

El Gobierno de Sánchez se inventa una fase, la 0.5, para castigar a Madrid

El Gobierno de Sánchez se inventa una fase, la 0.5, para castigar a Madrid
Ampliar
viernes 15 de mayo de 2020, 18:34h
Sanidad aprueba el acceso a la fase 1 de todo el territorio andaluz pero mantiene fuera a la Ciudad Condal.

El Gobierno encabezado por Pedro Sánchez asestó este viernes un duro golpe a la Comunidad de Madrid. El Ejecutivo, con el ministerio de Sanidad a la cabeza, ha decidido no otorgar al territorio gobernado por Isabel Díaz Ayuso el acceso a la fase 1 de la desescalada. Ha asumido como válida una propuesta emitida por Quim Torra, president de la Generalidad catalana, que buscaba una mayor apertura para la ciudad de Barcelona. Y ha ideado la llamada fase 0.5 para las dos grandes urbes españolas, una invención que viene a castigar las necesidades de esas regiones.

El ministro Salvador Illa y el director del Centro de Emergencias y Alertas de Sanidad, Fernando Simón lo anunciaron en una rueda de prensa en la que se confirmó que los 32 millones de personas que ocupan catorce autonomías -el 70% del total de la población nacional- ha dejado atrás a la fase 0 del plan. Sólo la Comunidad de Madrid, Barcelona y amplias zonas de Castilla y León siguen retrasadas en la flexibilización del confinamiento y en la paralización de la una actividad económica que pide ayuda a gritos.

Díaz Ayuso reaccionaría con rapidez. "El Gobierno no deja a Madrid pasar de fase y seguirá paralizada. No hay explicación técnica", escribió en las redes sociales, añadiendo que su región no es la que "más porcentaje de contagio tiene". Reiteró, además, que está "preparada", mientras "se arruinan nuestros comercios y cada semana perdemos en torno a 18.000 empleos". Desde el Partido Popular y Ciudadanos se denunciaría la "chapuza" y la "improvisación" con la que se están ejecutando los filtros en el desconfinamiento.

Simón arguyó de este modo la manutención de la congelación madrileña: "La Comunidad de Madrid ha hecho un trabajo excelente desde el inicio. La parte más dura se vivió ahí por diversos factores, pero supieron actuar de una manera muy correcta, tratando de identificar todos los casos. Ahora estamos pasando a una siguiente fase en la que se tiene que traspasar toda esa potencia de la parte asistencial a los servicios de atención primaria. Y eso no se hace en unos pocos días". "La evolución de la epidemia es muy favorable, pero tenemos que tener en cuenta que es una de las comunidades que más casos reportan, junto con Cataluña", señaló. Y dejó caer que si hubiera un rebrote en la capital correría riesgo todo el país de forma automática.

"Por prudencia y después de hablar con la comunidad, Madrid debe mantenerse en la fase 0. Pero no me cabe duda de que en muy breve plazo la comunidad estará al mismo nivel de los demás territorios", diagnosticó el experto, quien reforzó el análisis templado así: "El estudio de seroprevalencia nos ha mostrado muchos casos no detectados. Y ese volumen ha variado mucho. En Madrid, con más de 60.000 casos, con el sistema de salud al límite, no pudo hacer los esfuerzos de detección llegaran a otros niveles. En estos últimos días ha mejorado mucho en este aspecto, pero son aspectos que hay que valorar con más tiempo. Aún así, no dudo que en breve llegará a la fase 1".

Tanto Simón como Illa eludieron hacer referencia a los criterios que dejan atrás a Madrid, el área metropolitana de Barcelona y a Castilla y León. Al tiempo que toda Andalucía, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana accedieron a la fase 1 al completo y que las islas canarias de El Hierro, la Gomera y la Graciosa, y Formentera, en Baleares, pasaron directamente a la fase 2. Tampoco quiso en ministro reconocer polémica alguna con Díaz Ayuso ni admitió que se canceló la reunión con el consejero madrileño.

El ministro tuvo duras palabras para las protestas que están saliendo a la calle para manifestarse contra la gestión de Moncloa. Toda vez que se habían desgranado las escuetas ventajas que lucen en la fase 0.5. Son estas: apertura de los comercios minoristas sin cita previa -aunque con medidas especiales para los mayores de 65 años-, reapertura de servicios sociales (entre ellos, lugares de culto, museos o bibliotecas), se facilitará la desinfección de los centros educativos de todo rango y se ampliará a diez personas la posibilidad de asistir a velatorios. Nada más.

Illa ha defendido que la cuarentena habrá de mantenerse "el tiempo que sea necesario", sin quedar sujetos a fechas límite o calendarios. De este modo, los tramos temporales de estancia en cada fase siguen siendo de 15 días, aunque sea un cálculo "orientativo", y ha afirmado que Sanidad no apoya el uso obligatorio de mascarillas en toda situación, con lo que se mantiene la obligatoriedad de su uso en el transporte público. Y se ha hecho hincapié en que los colegios permanecerán cerrados también en la fase 2, en que los ciudadanos españoles que vengan del extranjero tendrán que guardar cuarentena y se ha finalizado aclarando que el "confinamiento ha funcionado" y que "el riesgo de rebrote existe".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(2)

+

5 comentarios