www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CORONAVIRUS

Pedro Sánchez implora a ERC que apoye la nueva prórroga del estado de alarma

Pedro Sánchez implora a ERC que apoye la nueva prórroga del estado de alarma
Ampliar
sábado 16 de mayo de 2020, 16:07h
Sabe que la aportación del partido secesionista es necesaria, tras la negativa del PP y las dudas de Ciudadanos. Les pide que aparquen el independentismo.

Pedro Sánchez ha dado un paso más este sábado. Ha fracturado su regla de las prolongaciones de 15 días del estado de alarma, para anunciar que va a poner en manos del Congreso la aprobación de una prórroga de dicho decreto de hasta un mes. El que espera que sea la última prolongación. Lo que es seguro es que se tratará de su quinta intentona de mantener las condiciones de mando único y, de lejos, la más complicada de conseguir.

"Abogo a la responsabilidad para que los grupos parlamentarios puedan apoyar la prórroga del estado de alarma", ha esgrimido en esta fecha desde su alocución, desarrollada en el Palacio de la Moncloa. El problema es que se han juntado varios elementos que han reducido su margen de maniobra. No ayuda su olvido de los tramos de 15 días que "son muy importantes para rendir cuentas ante el Congreso", según sus palabras emitidas el 9 de abril en sede parlamentaria, cuando salvó la cuarta prórroga.

Tampoco lo hace el trato que está dispensando a Madrid, Comunidad Autónoma de la que ha partido una ola de manifestaciones de queja que ha alcanzado este fin de semana a expandirse por buena parte del territorio del país, con mayor o menos seguimiento. Las calles están hablando y reforzando la negativa a apoyar otra prolongación del estado de alarma susurrada desde Ciudadanos, la formación que le sirvió de soga para salir a flote en el intento previo. El partido naranja y el PNV salvaron a Sánchez ante el 'no' de ERC.

Ahora, Inés Arrimadas se ha expresado de este modo: "El Gobierno está dando mucha menos información que la oposición. A veces lanza un globo sonda y obliga a toda la oposición a que digamos qué vamos a votar o qué vamos a pedir. No, salga usted, dé la cara y explique qué quiere pedir al Congreso". La dirigente reflexionó, en un encuentro telemático con sus afiliados, que "cuando hablé con Sánchez no me pidió el apoyo para una prórroga de 30 días y yo le dije que no le garantizaba el apoyo a nada".

"Tendrá difícil explicar por qué pide ahora 30 días. Si se pidieron cada 15 días cuando todo el mundo entendía que quedaban muchas semanas de confinamiento, lo lógico es que ahora tendría que seguir pidiendo igual", remató una lideresa que ha acercado posturas con Pablo Casado, el mandatario del Partido Popular, en su negativa conjunta a dar respaldo en la votación de esta nueva prórroga del estado de alarma. En todo caso, habrá de negociar con verdadera pericia el equipo de Moncloa si quiere convencer a Arrimadas.

Imposible les será llevar a su redil a un PP que ha trabajado en una ruta alternativa al confinamiento y el mando único. Casado y sus barones -Isabel Díaz Ayuso, Alberto Núñez Feijóo, Juan Manuel Moreno, Fernando López Miras, Alfonso Fernández Mañueco y Juan Vivas- han subrayado la importancia del plan B propio, llamado Activemos España. Y han recordado que tras su abstención en la cuarta prórroga votaría en contra de ampliar el estado de alarma. Asimismo, han afeado que el mes extra de Sánchez vaya "en contra de su propio compromiso y del reconocimiento de su Gobierno de que hay una alternativa a la excepcionalidad constitucional en la legislación en vigor para mantener las medidas de protección de la salud de todos con transparencia y rigor".

Así las cosas, el Ejecutivo de coalición entre socialistas y populistas se ve obligado a seducir a Esquerra, pues sigue con las puertas cerradas del resto del bloque secesionista, mientras que Gabriel Rufián y compañía ya han desvelado en estos días que estarían en condiciones de modificar su negativa por una abstención si desde Madrid se vuelven a abrir las vías de diálogo sobre la independencia catalana, entregando las competencias en el presente a la Generalidad de Cataluña para gestionar la desescalada.

Carmen Calvo ya se ha puesto manos a la obra. Lo ha hecho desde comienzos de esta semana. Pero la vicepresidenta primera del Gobierno no ha sacado nada en claro. Es por ello que el mismo presidente, Sánchez, ha tenido que usar parte de su alocución para rogar el voto a ERC. "Tenemos la intención de abordar todas las crisis heredadas de anteriores épocas y la de Cataluña es una de ellas", avanzó, en clara referencia a la condición puesta por los republicanos catalanes, que imponen un regreso de la mesa de negociación que la pandemia sacó de eje.

"Pero lo desligaría del debate del estado de alarma, no tiene nada que ver; el debate del estado de alarma tiene que ver con contar con el único instrumento para restringir la movilidad y la libertad de reunión como recursos principales para atajar" la crisis sanitaria, esgrimió un dirigente nacional que cuenta con un crédito cada vez más pequeño. Si el equipo formado por Calvo, Adriana Lastra, Salvador Illa y José Luis Ábalos no logra avances en las reuniones que están manteniendo, el Gobierno debería volver a las filas de Ciudadanos. Lo que podría sepultar su anhelada quinta prórroga del estado de alarma.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios