www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

APLAUSO A NADIA CALVIÑO

viernes 22 de mayo de 2020, 10:41h
El acuerdo con los proetarras de Bildu no ha sido ni una ligereza ni una improvisación de Pedro Sánchez. El presidente...

El acuerdo con los proetarras de Bildu no ha sido ni una ligereza ni una improvisación de Pedro Sánchez. El presidente ha trazado una hoja de ruta bien meditada y acordada con el hombre más importante que tiene a su lado: Pablo Iglesias. Ambos pretenden cambiar el sistema que la Constitución de 1978 dejó legalizado y legitimado en España. Pedro Sánchez está dando los pasos lógicos para llevar a cabo tal propósito. Los acuerdos con ERC y con Bildu forman parte de esa España diferente a la que aspira el presidente del Gobierno y que en su día tratará de conformar con una nueva Constitución.

El escándalo que el acuerdo firmado con Bildu ha levantado en toda la nación, incluidos los grandes sindicatos y la CEOE, ha sido descomunal. No le resultará fácil a Pedro Sánchez transitar por el camino que se ha trazado. En medio de la reacción producida por el pacto firmado con el Bildu proetarra, habrá que resaltar la reacción de la vicepresidenta económica del Gobierno. Ha sido ejemplar. Nadia Calviño, sin renunciar a una sola de sus raíces socialistas, ha manifestado su oposición a lo que Pedro Sánchez ordenó firmar sin conocimiento de la mayor parte de sus ministros. Como una cuestión de decencia política, sabiendo las consecuencias que a medio plazo le puede acarrear, la actitud de Nadia Calviño ha sido calificada de ejemplar incluso por sus adversarios de los partidos políticos de centro derecha. Pedro Sánchez actúa ya como un César y utiliza sus plenos poderes para hacer lo que le viene en gana. Su objetivo final, aparte de permanecer sentado en su poltrona monclovita, consiste en liquidar el sistema de la Transición. Preside un Gobierno de Frente Popular y se esforzará por hacer tragar, poco a poco, sus pretensiones, en primer lugar, a lo que queda del PSOE de Felipe González y, después, al resto de las instituciones hasta la proclamación de una Constitución que establezca en España la República confederal con un contenido social comunista.