www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

COVID-19

Sánchez tira de chequera para paliar la crisis mientras la deuda se dispara en más de 30.000 millones

Pedro Sánchez, en el Congreso.
Ampliar
Pedro Sánchez, en el Congreso. (Foto: EFE)
jueves 18 de junio de 2020, 20:24h
La deuda pública registra en abril el máximo histórico de 1.234.694 millones de euros rozando casi el 99% del PIB.

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha dejado de anunciar ayudas para paliar los efectos de la pandemia. La última esta misma mañana, destinada a la reactivación del sector turístico.

Antes del Covid-19, en febrero, la deuda pública cerró en 1,201 billones de euros; en abril, tras un mes y medio de estado de alarma, la cifra acabó en 1,234 billones, según los datos publicados este jueves por el Banco de España. Así, la deuda se disparó por el camino en más de 30.000 millones como consecuencia directa del ingente gasto en el que está incurriendo el Gobierno para tratar de mitigar las consecuencias de la crisis a partir de reales decretos.

Una de las primeras medidas que se han llevado a cabo para frenar la paralización de la economía han sido los Expedientes de Regulación de Empleo (ERTE). Aprobados hasta el 30 de junio, se ha estimado que costarán al Estado 21.414 millones de euros. Según las previsiones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), el Estado abonará 15.211 millones de euros en prestaciones por desempleo para los afectados por ERTEs y dejará de ingresar 6.203 millones de euros en cotizaciones sociales.

También se han articulado ayudas al alquiler, suspendido los desahucios en seis meses y renovado por medio año los contratos que han caducado durante el estado de alarma. Unas subvenciones que llegarán hasta los 446 millones de euros, según el Plan de Vivienda del ministerio de José Luis Ábalos.

Con más de 3,2 millones de autónomos en España, la llegada del coronavirus también les ha convertido en uno de los colectivos más vulnerables. Para ellos, además de una moratoria en el pago de impuestos, también se les ha concedido una prestación extraordinaria por cese de actividad que -en base a los últimos datos- solicitarion un millón de empresarios y que tiene un valor, como mínimo, de 950 euros.

Algo parecido ha sucedido con las hipotecas. Aquellas personas en situación de vulnerabilidad que han visto reducidos drásticamente sus ingresos por culpa del coronavirus, han podido aplazar el pago de sus hipotecas en su vivienda habitual.

También ha quedado terminantemente prohibido que ninguna compañía corte el suministro de agua, luz o gas a hogares vulnerables que, a causa de la pandemia, no han podido hacer frente al pago de facturas.

Por supuesto, no hay que olvidarse del Ingreso Mínimo Vital que desde este lunes ya se puede solicitar. Con una cuantía de entre 461 y los 1.100 euros mensuales en función del tipo de familia, se ha cifrado que el coste de esta nueva prestación del sistema podría ascender a los 3.000 millones anuales. Según el Gobierno, hasta 850.000 familias podrán beneficiarse de esta ayuda, alrededor de 2,3 millones de personas.

Además, desde principios de mayo aquellas empleadas del hogar que han perdido su trabajo o cuyos ingresos se han reducido drásticamente, han tenido derecho a un subsidio extraordinario de hasta 950 euros.

Lo mismo ha sucedido con trabajadores temporales que no tenían derecho a paro. Para ellos, el Gobierno ha aprobado subsidios extraordinarios de 440 euros.

Igualmente, se ha aprobado un paquete de medidas destinadas a apoyar el sector cultural y que supone una inversión presupuestaria de 76,4 millones de euros.

En esta semana, también se ha conocido un plan de 3.750 millones de euros para impulsar el sector de la automoción, así como otro de 4.262 millones para reactivar el turismo.

No obstante, es el fondo autonómico no reembolsable del que más presume el Gobierno de Pedro Sánchez. Dotado de 16.000 millones de euros, 9.000 millones serán para cuestiones del gasto sanitario, 2.000 para educación y 5.000 para potenciar la recuperación económica ante la caída de ingresos.

Este incremento de la deuda en abril se debe al aumento del endeudamiento tanto del Estado, como de las comunidades autónomas y ayuntamientos, que han tenido que hacer un esfuerzo extra de gasto debido al impacto de la crisis del coronavirus para estas y más medidas. La deuda del conjunto de las administraciones públicas registró así este abril el máximo histórico de 1.234.694 millones de euros, con lo que ya roza el 99% del PIB.

Además, la Seguridad Social se mantiene en niveles máximos, con una cifra superior a los 55.000 millones, y las comunidades vuelven a superar los 300.000 millones de euros. Las cifras, en todos los casos, son extraordinariamente altas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula que España terminará el año en el 113,4% de deuda sobre el PIB y el año que viene en el 115%. De este modo, su directora, Kristalina Georgieva, ha advertido a nuestro país que cuando la crisis se supere tendrá que realizar "ajustes" para reducir el elevado endeudamiento a medio plazo.

Precisamente, este viernes la Eurocámara empieza a discutir la creación de un fondo de reconstrucción basado en el ambicioso plan presentado por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. En total, Bruselas aspira a movilizar 3,1 billones de euros, pero la cantidad definitiva es todavía una incógnita y dependerá de los países y el Parlamento Europeo.

Lo que se decida será crucial para España, pues de aprobarse la propuesta de Bruselas evitaría que su deuda pública se dispare aún más al tomar préstamos. Nuestro país, junto a Francia, Italia, Portugal y en general los países del sur, son los más conformes con la propuesta de Von der Leyen, que recoge sus demandas de emitir deuda común y dar prioridad a las subvenciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

1 comentarios