www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GREGORIO MORÁN

sábado 04 de julio de 2020, 17:52h
La guerra incivil española solo podía terminar con un largo periodo autoritario...

Con este título, Luis María Anson, académico de la Real Academia Española y Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, publicó este artículo en el diario El Mundo. Google lo reprodujo íntegramente y las redes sociales se hicieron eco de él. Lo reproducimos a continuación:

La guerra incivil española solo podía terminar con un largo periodo autoritario: dictadura de la clase media, es decir, fascismo; o dictadura del proletariado, es decir, comunismo. Eso me lo explicó, durante un almuerzo en la Universidad de Oxford, Salvador de Madariaga que era un intelectual independiente.

El bando franquista abominaba de la democracia; el bando republicano comunista era frenéticamente hostil a la Monarquía. Cuarenta años después de que concluyera la guerra incivil, lo que triunfó en España paradójicamente fue la Monarquía democrática. Esto me lo dijo, durante una cena en su casa de México, Octavio Paz que era un intelectual independiente.

Y bien, Gregorio Morán es un intelectual independiente. Siempre estuvo en la izquierda. En sus años juveniles se asomó al Pozo del Tío Raimundo. Después se exilió en París y fue un antifranquista sin fisuras cuando serlo era arriesgado. Se desembarazó del Partido Comunista hace más de cuarenta años. Ejerció su magisterio intelectual desde la libertad en diversos periódicos y en varios libros admirables entre los que quiero destacar Adolfo Suárez: historia de una ambición, en el que aporta datos reveladores para entender la Transición.

En la espléndida entrevista que Iñaki Ellakuría ha publicado en El Mundo, Gregorio Morán lanza un torpedo al sanchismo: “Liquidada por sus ansias de poder, la izquierda en España no existe”. Y añade que el PNV es “lo más parecido al PRI mexicano por su red de control político y social”; que considera a Zapatero como “un frívolo irresponsable. Cuando llega al poder se lanza contra el pasado, contra la Transición y pone las bases de lo que sucede hoy”; que los partidos son “máquinas de poder”; que los políticos solo piensan “en su patrimonio personal”; que el estado de alarma “ha sido una pesadilla autoritaria”; que “en Sánchez todo es trampa, es un trilero”.

El socialismo sanchista constituye hoy, según varios destacados intelectuales, una grave amenaza para la libertad. Uno de los propósitos de Sánchez consiste en adueñarse, directa o indirectamente, de los medios de comunicación. La tentación cainita ha desembarcado de nuevo en España. No abrigo esperanzas de que los españoles resuelvan la situación desde dentro. El espíritu guerracivilista está a punto de reaparecer en nuestro país. Solo la Europa unida nos puede librar de la que se avecina en España.