www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Florencia Abadi: El sacrificio de Narciso

domingo 12 de julio de 2020, 20:58h
Florencia Abadi: El sacrificio de Narciso

Punto de Vista Editores. Madrid, 2020. 112 páginas. 15, 90 €.

Por Ángela Pérez

La mitología griega encierra un caudal imperecedero que cuando se visita ofrece un sinfín de enseñanzas, además de haber proporcionado un material insustituible a numerosas disciplinas. Un nuevo ejemplo lo encontramos en este muy recomendable ensayo, El sacrificio de Narciso, debido a Florencia Abadi (Buenos Aires, 1979), doctora en Filosofía, investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina y profesora de Estética en la universidad de su ciudad natal. Entre otros trabajos, ha publicado Conocimiento y redención en la filosofía de Walter Benjamin, así como los poemarios Malaluz, Otro jardín y Corinne.

Recordemos que el mito de Narciso nos lleva a la historia de un joven sumamente bello, que despierta una gran atracción entre numerosos pretendientes. Pero Narciso, frío y arrogante, los desprecia a todos. Entre quienes aspiran a su amor, se encuentra la ninfa Eco, hacia la que Narciso se muestra especialmente cruel. Según la mitología, recreada magistralmente por Calderón de la Barca en su tragedia Eco y Narciso, la ninfa pide a los dioses que hagan que el propio Narciso sufra su desdeñosa actitud. La diosa Némesis oye sus plegarias y condena a Narciso a enamorase de su propia imagen, que contempla en las aguas pero no puede alcanzar. Desesperado, se suicida.

Sin duda este mito, además de muy sugerente, resulta enormemente adecuado para el tiempo en que vivimos. Tradicionalmente, el mito de Narciso ha solido interpretarse como el summun del amor propio, el símbolo de alguien enamorado de sí mismo. Pero Florencia Abadi pone en primer plano y estudia que no es de sí mismo de quien cae prendido Narciso sino de su imagen y que no será precisamente un amor desmedido hacia sí mismo lo que le caracteriza: “En las antípodas de lo que suele afirmarse, el elemento esencial del narcisismo es el autodesprecio. El narcisista se desprecia en su interioridad, pero sobre todo en sus acciones. Su suicidio tiene que ser comprendido en su dimensión estructural: se suicida a diario en sus acciones y decisiones cotidianas, en las que entrega su cuerpo y su vida para sostener la imagen de sí mismo”.

Florencia Abadi, apoyándose en el rico acervo mitológico, en la filosofía, en el psicoanálisis, en la literatura..., revisita el mito, lo entrelaza con conceptos como el del amor y el erotismo, el misterio femenino y la misoginia, el miedo a la locura..., y lo redescubre otorgándole un carácter sacrificial “sacrifica su vida a su imagen”. Y esto no es algo recluido en la mitología. Lo vemos aquí y ahora, en nuestro mundo, donde en aras de la imagen -de escándalo son las cifras que mueve el suculento negocio de la cirugía estética-, nada se ahorra.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+

0 comentarios