www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Rafael Reig: Amor intempestivo

domingo 12 de julio de 2020, 21:03h
Rafael Reig: Amor intempestivo

Tusquets. Barcelona, 2020. 256 páginas. 19 €. Libro electrónico: 8,99 euros

Por Miguel Suárez

Rafael Reig (Cangas de Onís, 1963) se dio a conocer en 1990 con Esa oscura gente, pero dio el campanazo en 2006 con Manual de literatura para caníbales, un controvertido e irreverente paseo por nuestras letras, mezclado con la historia de la saga familiar de los Belinchón, que tuvo su continuación diez años después en Señales de humo. Entre medias, varias novelas -Todo está perdonado, Lo que no está escrito...-, colaboraciones en distintos medios de comunicación y muchos cursos impartidos en universidades norteamericanas.

Curiosamente, en Manual de literatura para caníbales se hacia una referencia en tono de broma a la autoficción. Y ahora, en Amor intempestivo leemos: “No somos más que un hatajo de acreedores, se nos debe la gloria y vamos reclamándola por los rincones. Nuestras novelas pertenecen todas al mismo género literario que los cartones que ponen los mendigos al lado de su manta: pedimos una limosna de gloria contando nuestra triste vida, y lo llamamos autoficción”.

Con saludable ironía, Reig se introduce en Amor intempestivo en un género profusamente transitado y no solo en nuestro país, claro está. La novela se abre con una suerte de introducción en la que recuerda un encuentro del Festival Eñe en el que coincidió con antiguos compañeros de Facultad, en la Universidad Autónoma de Madrid, también escritores: “Treinta años después, ya calvos, mediocres y mortales, con barrigas, canas y ojeras, arrastrando los pies y llevando a cuestas divorcios, hipotecas, deudas y sinsabores, nos fuimos encontrando en la famosa Pecera del Círculo, junto a la mujer desnuda esculpida por Moisés Huerta y bajo los lienzos del techo pintados por José Ramón Zaragoza”. Parece que ese encuentro, actuando a la manera de la magdalena proustiana, le devuelve las ganas de escribir: “Llevaba tanto tiempo resistiéndome a escribir, que el ordenador se negó a arrancar”, y le hace volver los ojos al pasado.

El resultado es este Amor intempestivo, un repaso a toda una generación que en sus años juveniles pensaban que eran “genios y todavía inmortales”. Y, sobre todo, un repaso a su propia vida y a sí mismo. Su ansia por leer y escribir, sus devaneos amorosos, el Madrid de la Movida y los campus de las universidades norteamericanas donde enseñó, y donde antes había estudiado. Pero, de pronto, surge también un retrato de familia, en especial de sus padres.

A caballo entre la autobiografía más o menos canónica y la socorrida autoficción -tampoco importa mucho la etiqueta que se le quiera poner-, Rafael Reig vuelve por sus fueros con una obra d cuño confesional en la que la ironía tan de su gusto, se entremezcla con la emoción.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios