www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUAN CARLOS I, FELIPE VI, PEDRO SÁNCHEZ, ACUERDO A TRES BANDAS

martes 04 de agosto de 2020, 09:38h
Hace un mes que todo quedó decidido. Incluso se fijó la primera semana de agosto para suavizar el impacto de...

Hace un mes que todo quedó decidido. Incluso se fijó la primera semana de agosto para suavizar el impacto de la noticia. Felipe VI ha negociado de forma muy hábil el acuerdo a tres bandas, con el Rey padre y con el presidente del Gobierno. El objetivo para Don Felipe, siempre apoyado por Doña Letizia, era evitar una situación que hiciera imposible la estabilidad de la Corona, la utilidad de la Corona, al servicio de España.

Me parece admirable la posición de Don Juan Carlos, que aceptó, devastado por el dolor, el exilio, tras encarnar uno de los cuatro reinados más grandes de la Historia de España junto a los de Carlos I, Felipe II y Carlos III. El Rey demócrata, el Rey admirado por el mundo entero, el Rey que burló a la dictadura para abrir las ventanas de España al aire libre de la democracia, el Rey que siempre estuvo cerca de su pueblo, aceptaba su exilio circunstancial como cortafuegos para que el incendio provocado no devorase a la Institución monárquica.

Difícil saber si Pedro Sánchez ha sido sincero en la negociación, si bien es necesario reconocer que se ha esforzado por facilitarla, a pesar de estar acosado por su socio de Gobierno.

Los miserables de turno harán astillas, las están haciendo desde hace varias semanas, del árbol caído. Tal vez la solución al escándalo que se preparaba desde hacía muchos meses, y que denuncié en mi artículo Juan Carlos I en la Historia el pasado 20 de noviembre en el diario El Mundo, sea suficiente. Tengo mis dudas y las he expresado allí donde debía hacerlo. La campaña desencadenada contra la Monarquía proseguirá porque el objetivo no es Don Juan Carlos sino fracturar el sistema de la Transición, hacer inviable la España de la concordia y la conciliación que hace cuatro décadas se consiguió y que se desmorona ahora frente a la España cainita de la peor tradición española.