www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ DISFRUTA DE LA PROPIEDAD QUE JUAN CARLOS I CEDIÓ AL ESTADO

jueves 06 de agosto de 2020, 12:30h
El Rey padre, Juan Carlos I, donó al Patrimonio Nacional, a lo largo de su reinado, incontables regalos. Uno de ellos es...

El Rey padre, Juan Carlos I, donó al Patrimonio Nacional, a lo largo de su reinado, incontables regalos. Uno de ellos es el palacio de La Mareta, en la isla de Lanzarote, con el que el Rey de Jordania obsequió a su amigo el Rey de España. Pudo Don Juan Carlos vender la propiedad, pudo ponerla a nombre de alguno de sus familiares, pudo alquilarla. Hizo lo más correcto: regalarla al Patrimonio del Estado.

Y ahora resulta que el palacio se ha convertido en residencia de verano del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Ni una crítica. Parece lógico que sea una autoridad destacada quien disfrute de las excelencias climáticas, ambientales y habitacionales del palacio de La Mareta. Algunos califican de sarcasmo que con lo que está cayendo, Pedro Sánchez, su mujer y sus hijas se hayan instalado allí para disfrutar de sus vacaciones a cuerpo de rey.

No entraré yo en esas críticas, pero sí creo que no estaría de más subrayar la generosidad de Don Juan Carlos al ceder el palacio de La Mareta a la propiedad de todos los españoles, como ha hecho, por cierto, con incontables regalos recibidos durante sus cuatro décadas de reinado.

Habrá que reconocer que las declaraciones y cartas de Pedro Sánchez, en relación con el exilio voluntario, y suponemos que provisional, aceptado por Don Juan Carlos, han resultado inequívocas en defensa de la Constitución de la Monarquía parlamentaria. Como ha escrito Carlos Herrera, difícil resulta fiarse de un político que ha mentido en muy reiteradas ocasiones. Por razones de bien común, de interés general, confiemos, aunque sea con la boca chica, que esta vez haya sido sincero y el pueblo español no se vea zarandeado por los vendavales de inestabilidad que parecen acecharnos.