www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUARTOS

Europa League. El Sevilla derriba al Wolves y llega a las semifinales | 0-1

Europa League. El Sevilla derriba al Wolves y llega a las semifinales | 0-1
Ampliar
martes 11 de agosto de 2020, 23:15h
Un cabezazo de Ocampos, en los minutos finales, premió al dominio español. Raúl Jiménez falló un penalti en el primer acto.

El Sevilla volvía a presentarse este martes en el MSV Arena de Duisburgo (Alemania), el recinto que le había visto eliminar a la Roma en octavos de la Europa League con una exhibición. Regresaban los andaluces a ese estadio para medirse al peligroso Wolverhampton Wanderers por un billete a las semifinales del torneo. Se esperaba un duelo áspero, competido y duro desde el plano físico; una verdadera batalla previa. Con el Manchester United esperando oponente, en la siguiente ronda, de este enfrentamiento llamado a confrontar estilos.

Julen Lopetegui decidió no ejecutar ningún cambio con respecto al once inicial que abrumó a los italiano hace días, con Bono bajo palos, Banega como director, Suso en la mediapunta y En-Nesyri arriba. Los carrileros -Jesús Navas y Reguilón- gozarían de una importancia remarcada en el avance contra un bloque que 'Nuno' Espírito Santo se encargó de fortalecer aún más. La baja de Daniel Podence le sirvió para colocar a la flecha Adama Traoré acompañando en la delantera a Raúl Jiménez, con un trivote por detrás. Para edificar una suerte de 5-3-2 que declaraba sus intenciones.

Y esa hoja de ruta estudiada por el preparador portugués no tardó en asomar. Replegaba líneas la sorpresa de la Premier -que perdió el acceso a torneos continentales en la última jornada liguera-, aguardando un error para explosionar a la contra. Mas seleccionarían cuándo apretar con la presión y pudieron trompicar el pretendido monopolio sevillista de la iniciativa. Con Jiménez y Traoré buscándose en solitario las castañas. De hecho, tras los primeros remates desatinados -al balón parado inglés y en jugada española-, un relámpago de Adama inauguraría los problemas para el favorito.

El extremo regateador, que pasó por la cantera del Barça, recogió el cuero en el centro del campo y entró en ignición. Su conducción atravesó el repliegue andaluz como un trueno y su carrera sólo fue frenada, en penalti, por Diego Carlos. Ese lucimiento de facultades anatómicas, de las que estaban avisados los sevillistas, devino en un punto de inflexión prematuro. Corría el minuto 11 cuando Raúl Jiménez se dispuso a abrir el marcador. Pero falló su lanzamiento. Lo paró Yassine Bono. Y respiró la delegación de Nervión.

Nunca había fallado una pena máxima el delantero mexicano en una competición de clubes. En toda su trayectoria deportiva. Y ese susto despertó algo a un escuadrón español que apostó por defenderse con la posesión. Esto es, en incidir en la idea primordial. Llegarían a aglutinar el 70% de este parámetro al descanso. Banega sufría para visualizar pasillos verticales y la batalla exterior, entre la dupla Navas-Reguilón y la que conforman Doherty y Vinagre, se igualó, neutralizando ese arma. Y, poco a poco, cedería terreno un Wolves de rigor táctico sublime. Aguantaría apostado en su frontal y taponaría los intentos de Suso, Ocampos y En-Nesyri. El meta Rui Patricio sólo hubo de esforzarse dos veces en un primer acto que finalizó con 0-0 en el marcador y 2-2 en tiros a puerta -a pesar de lo distinto de los planteamientos-.

Echaron de menos los españoles soltura en sus punzones y velocidad de circulación y movilidad al espacio. Sin esas herramientas les iba a costar mucho superar el derroche colosal del cierre británico. Y, por si eso fuera poco, no podían descuidarse a su espalda, pues Jiménez y Traoré salivaban por que les cayera un balón con hectáreas por recorrer. Lopetegui leyó el contexto comprimido y ordenó afianzar el control de la posesión y la manutención de asociaciones muy alejadas del arco defendido por Bono.

Ajustarían tras pérdida los sevillistas y pudieron desconectar a los atacantes rivales, y de esa tranquilidad táctica brotaría el peligro contra Rui Patricio. La horizontalidad adelantada de la concatenación de pases andaluza se tornó en los remates de Joan Jordan, En-Nesyri y del central francés Jules Kounde, con un testarazo. El dominio se asemejaba al disfrutando ante la Roma, pero la defensa inglesa no se desharía a las primeras de cambio. Resistirían en la agonía, con Dendoncker y Neves protegiendo el cansancio de un Moutinho tan sacrificado como Vinagre.

A falta de 20 minutos, con la incertidumbre por las nubes, los técnicos movieron sus piezas. 'Nuno' inyectó desequilibrio, acelerando hacia el triunfo desde una posición más ambiciosa. Entraron Pedro Neto y Diogo Jota, dos velocistas escurridizos. Mientras tanto, Lopetegui sacó del verde a Joan Jordán, Suso y En-Nesyri para hacer lo previsto: acabar con Franco Vázquez, Munir y De Jong en el campo. Y de esas sustituciones, y de la erosión global en el fuelle, sobrevino un desenlace abierto e incierto. Con una parada de foto de Rui Patricio al lanzamiento de falta de Banega.

El juego aéreo de Diego Carlos, Fernando, Koundé y compañía no serían un factor ante el poderío defensivo en las acciones de pizarra de un Wolverhampton que todavía amenazaba en vuelo. Pero, en el 88, localizó el Sevilla la ruta para aplicar la cornada anhelada en semejante ajedrez anudado. Banega frotó la lámpara con un saque sedoso de falta lateral que Ocampos cabeceó a la red. El argentino se reivindicó -tras haber sido anulado- con un testarazo fino, angulado y quirúrgico, que empujó a su equipo a las semifinales. Noqueando al batallador conjunto británico que se quedó en la orilla.

- Ficha técnica:

0 - Wolverhampton Wanderers: Patricio; Boly, Coady, Saiss; Doherty, Dendoncker, Moutinho (Pedro Neto, m.71), Neves, Vinagre; Raúl Jimenez y Adama Traoré (Diogo Jota, m.79).

1 - Sevilla: Bono; Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón; Fernando, Joan Jordán (Franco Vázquez, m.85); Ocampos, Éver Banega, Suso (Munir, m.89); y En-Nesyri (De Jong, m.85).

Gol: 0-1, M.88: Ocampos.

Árbitro: Daniele Orsato (Italia). Amonestó al jugador del Sevilla Diego Carlos (m.11), y al del Wolves Saiss (m.49).

Incidencias: eliminatoria de cuartos de final de la Liga Europa disputada a partido único y a puerta cerrada en el estadio MSV Arena de Duisburgo (Alemania). Antes encuentro los jugadores de ambos equipos y los árbitros hincaron las rodillas sobre el césped en una acción contra la discriminación racial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios