www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CON EL GOBIERNO EN BABIA, SÁNCHEZ COMPARECE EN TELEVISIÓN

martes 25 de agosto de 2020, 13:52h
La Covid-19 se disparó en España porque Pedro Sánchez decidió que se celebraran las manifestaciones del 8-M, cuando...

La Covid-19 se disparó en España porque Pedro Sánchez decidió que se celebraran las manifestaciones del 8-M, cuando las cifras de la pandemia y las advertencias internacionales exigían el confinamiento que tuvo que establecer a los pocos días. De nada sirvieron sus incontables apariciones en televisión ni sus sermones semanales desde el púlpito de la pequeña pantalla. El pueblo español se dio cuenta enseguida de que, por razones ideológicas y compromisos de partido, Pedro Sánchez prefirió multiplicar los contagios antes que enfrentarse con un mundo al que teme.

Cuando se produjo la desescalada en junio pasado, el Ejecutivo tiró la toalla y endosó toda responsabilidad a las Comunidades Autónomas, renunciando a su deber coordinador como Gobierno de la nación. Mientras las cifras negativas de la nueva situación se disparaban, Pedro Sánchez y sus ministras y ministros desaparecieron para disfrutar de sus vacaciones, en medio de la indignación popular.

La ciudadanía ha pagado a través de unos impuestos casi confiscatorios la ausencia de sus políticos gobernantes cuando más falta hacían. La indignación popular se ha multiplicado y hasta el presidente del Gobierno se ve obligado a soportar manifestaciones de la ira del pueblo. Lamentable espectáculo.

Tras un Consejo de Ministros precipitadamente convocado ante la presión de la opinión pública, Pedro Sánchez ha comparecido en su casa de Televisión Española para disimular sus negligencias y anunciar con su verborrea incontenible, si bien en tono más apagado, nuevas fórmulas de cogobernanza, aunque manteniendo la autoridad plena de las Comunidades Autónomas, incluso a través de eventuales Estados de Alarma territoriales. Aseguró que “las puertas de los colegios deben abrirse”, “con seguridad, pero con normalidad”. Y por supuesto aprovechó la ocasión para alentar a los grupos parlamentarios a que aprueben los nuevos Presupuestos Generales del Estado. Difícil saber lo que piensa el presidente, difícil discernir entre la telaraña de sus mentiras y engaños sus verdaderos propósitos, pero que nadie descarte un nuevo Estado de Alarma o algo muy similar en pocas semanas. El Gobierno durante todo el verano en Babia puede regresar, con el pretexto de la Covid-19, a sus pulsaciones totalitarias. El cesarismo está a la vuelta de la esquina.