www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

Cuando la NBA dijo basta y paró

Cuando la NBA dijo basta y paró
Ampliar
jueves 27 de agosto de 2020, 00:57h
Raptors, Celtics y algunas estrellas de la competición habían hablado de dejar de jugar ante el enésimo caso de racismo estructural contra los afroamericanos. Los Bucks se negaron a salir a la cancha y se aplazaron los tres duelos de esta madrugada.

La NBA tenía dos problemas para reanudar la competición tras el impacto del coronavirus. Uno residía en la propia naturaleza escurridiza de la pandemia; el otro correspondía a la negación de volver a jugar de algunos profesionales, muy implicados con las protestas por el asesinato policial a George Floyd. Desde la organización de la liga de baloncesto se aseguraron de proporcionar gestos y apoyar el movimiento Black Lives Matter, incluso llegando a derivar parte de sus beneficios a esta lucha contra el racismo estructural que sufren las minorías racializadas en territorio estadounidense.

Parecería que las aguas se habían calmado con el arranque de los playoffs por el título, con todos los focos en la cancha de Disney y los jugadores exprimiendo su talento en busca del anillo. Hasta que la Policía del estado de Wisconsin tiroteó al joven negro Jacob Blake cuando éste estaba quieto y a merced de la autoridad. Las imágenes de la grabación han dado la vuelta al plantea y las algaradas han regresado a las calles del país norteamericano. Y la indignación se ha refrescado en la esfera del deporte de élite con mayor porcentaje de miembros de la comunidad negra.

Donovan Mitchell, líder de los Utah Jazz y uno de los astros que más están brillando, se mostró tajante al enterarse del asesinato policial con siete disparos ante el ciudadano desarmado. "A la mierda los partidos y los playoffs. Esto ya es enfermizo y es un problema real. Queremos justicia. Es una locura, no tengo palabras. Pero, ¿qué coño es esto, hombre? Por eso no nos sentimos seguros", escribió en su cuenta de Twitter al enterarse de la noticia.

Mike Budenholzer, técnico de los Bucks, favoritos al título, compareció para reflexionar así: "Blake estará en la mente de jugadores, técnicos y directivos durante el partido de hoy. Tenemos un partido muy importante para nosotros pero lo sucedido es mucho más importante que cualquier partido o entrenamiento en Orlando". "Ha sido un tema muy hablado antes de venir a la burbuja y es un tema que se tiene que seguir tratando. Necesitamos ser un país mucho mejor en ese sentido, no tener más incidentes de este tipo y entender que las vidas de las personas negras importan", sentenció.

Su franquicia, la de Giannis Antetokounmpo, emitió una nota en la que se expresó el sentir de este modo: "Los Bucks rezan por la recuperación de Jacob Blake, tiroteado en el día de ayer por un oficial de policía en Kenosha. Nuestros corazones están con sus amigos y familias. Mostramos nuestra firme oposición a los problemas recurrentes del excesivo uso de fuerza y apoyamos la escalada social inmediata de la raza negra. Seguiremos apoyando en todo al futuro de la raza negra, mientras exigimos la rendición de cuentas y un cambio de actitud en nombre de George Floyd, Breonna Taylor, Sylville Smith, Ernest Lacy, Dontre Hamilton, Tony Robinson, Jony Acevedo y otras innumerables víctimas. Trabajaremos para apoyar la existencia de un cambio de política para acabar con estos incidentes".

Pasaron las horas y las reacciones se sucedían. George Hill, base de los Bucks, aumentó la temperatura de la indignación. "Ahora no podemos hacer nada. Para empezar y siendo honesto, no teníamos que haber venido a este maldito lugar. Al hacerlo, quitamos todo el foco de atención de los asuntos en los que debería estar. Pero es lo que hay. Estamos aquí y desde aquí no podemos hacer nada. Pero cuando esto pase, desde luego hay algunas cosas que hay que hay que hacer. El mundo tiene que cambiar. Nuestra jefatura de policía tiene que cambiar (...) Estamos aquí en la burbuja, jugando y haciendo cosas por la justicia social y todo lo demás, pero ver lo que sigue pasando y que seguimos jugando nuestros partidos como si nada... es una situación muy complicada ahora mismo".

Chris Paul, base de los Thunder y presidente del sindicato de jugadores se mostró más correcto al "enviar mis oraciones a él y a su familia, las cosas que le siguen pasando a nuestra gente no están bien". "Voy a plantear un reto a todos en la NBA, vamos a conseguir que todos los equipos al completo se registren para votar" (en las elecciones presidenciales y contra Trump) añadió Y su amigo LeBron James se despachó en sus redes sociales.

"¿Y os seguís preguntando por qué decimos lo que decimos de la policía? Que alguien me diga qué cojones es esto. Es, exactamente, otro hombre negro convertido en objetivo. Esta mierda está tan mal y es tan triste... lo siento mucho por él, por su familia y por nuestra gente. Queremos justicia". "No puedo ni disfrutar de una victoria en playoffs como esta, es triste. Tengo la mitad de mi cerebro puesta en los playoffs y la otra mitad en cómo demonios puedo ayudar a la gente afroamericana. Vivimos aterrorizados. Las armas de fuego son un gran problema en América. No sé cómo se puede enmendar eso, pero por lo que respecta a los afroamericanos... ahora mismo nos estáis cazando, por desgracia", redondearía tras acabar su partido.

Así las cosas, los Raptors y los Celtics ya hablan de boicot a la competición por el tiroteo que ha dejado a Blake sin movilidad en sus extremidades para el resto de su vida. Sin duda, este sería el golpe de efecto trascendental: parar un negocio multimillonario y golpear a todos los patrocinadores que se desenvuelven en paralelo a estos casos de brutalidad policial y corte racial. Fred VanVleet, base de la franquicia de Toronto y defensor del anillo, argumentó el planteamiento: "Sabíamos que el venir aquí a jugar o no iba a cambiar poco las cosas. Pero, por ejemplo, si estuviéramos en un mundo perfecto y todos dijéramos que dejamos de jugar... Y el dueño de los Bucks de Milwaukee también lo hiciera y pusiera algo más de presión sobre los políticos del distrito y del estado para que pudiéramos ver un cambo real... Sé que no es tan sencillo. Pero si vamos a sentarnos aquí a hablar de cambio, en algún punto tendremos que jugarnos los huevos y arriesgarnos a perder algo, y sin hablar de dinero o visibilidad".

Los canadienses y el equipo de Boston abrirán una de las semifinales del Este, en horario de máxima audiencia. Es uno de los partidos clave de la postemporada. Pero Raptors y Celtics se están pensando si comparecer o no en la cancha. Jaylen Brown, jugador de Boston, fue claro al respecto: "No lo hemos hablado como Celtics, pero los jugadores sí lo hemos tratado. Es real, esas emociones son reales". "Lo que quiero e estos momentos es salir a protestar", escribió. Ahora el pulso está con las espadas en alto.

Y los Bucks fueron los que, finalmente, llevaron a término las protestas dentro del baloncesto de élite. La franquicia decidió no tomar parte del quinto partido de la serie que les está midiendo ante los Magic, en las primera ronda de los playoffs. Ni salieron a la cancha ni comparecieron ante los medios. Tampoco escucharon el himno. Esa iniciativa fue seguida por Lakers, Blazers, Rockets y Thunder. Los tres partidos programados para la madrugada de este jueves fueron aplazados por incomparecencia. El desafío ya está lanzado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios