www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Tercera noche de disturbios en Wisconsin en las protestas por la violencia policial

Tercera noche de disturbios en Wisconsin en las protestas por la violencia policial
Ampliar
EL IMPARCIAL
jueves 27 de agosto de 2020, 01:05h
Los siete tiros que los agentes policiales ejecutaron sobre el afrocamericano Jacob Blake han prendido la mecha de las movilizaciones contra el racismo en Estados Unidos.

Este miércoles se vivió uno de los episodios más preocupantes en la nueva oleada de protestas contra la brutalidad policial y el racismo en Estados Unidos. En la tercera noche de manifestaciones contra los siete disparos que un policía encajó en la espalda del afroamericano Jacob Blake, en Kenosha (Wisconsin), la temperatura se elevó.

A las protestas callejeras que arrancaron el domingo al anochecer, después del suceso que ha mandado al joven negro al hospital -sigue en estado grave y podría quedar parapléjico-, se sumó la pasada madrugada un grupo de supremacistas blancos cargados con armamento de asalto.

El resultado fue la muerte de dos personas y las heridas en un tercero. De todo ello sólo se registró una detención. Se trata de Kyle Rittenhouse, de 17 años. Las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades del Condado Lake, en el vecino estado de Illinois, le colocan a él como el asesino de los dos fallecidos.

Vídeos de los sucedido le muestran como miembros de los ultras, tumbado en el asfalto y disparando con su fusil contra los manifestantes. El diario Milwaukee Journal Sentinel ha aclarado que Rittenhouse se enfrenta a cargos de homicidio intencionado en primer grado en los tribunales del Condado de Kenosha. Y el jefe de Policía de ese condado, David Beth, arguyó que se mantendrá el toque de queda a partir de las 19:00. A partir de esa hora se dispersará a las marchas pacíficas.

"Los problemas de violencia empiezan cuando oscurece. Tenemos 700 agentes policiales, tenemos cientos de soldados de la Guardia Nacional y actuaremos de manera muy firme. Si alguien no cumple con el toque de queda, será detenido por violación de la norma", aseguró. Y confesó estar "orgulloso de la gente de Kenosha, una ciudad en la cual no estamos acostumbrados a estos motines". "Los ciudadanos de Kenosha se quedaron en casa, despejaron sus vehículos y dejaron que las fuerzas del orden hicieran su trabajo", sentenció.

En la trágica pasada madrugada se registraron enfrentamientos pasado el toque de queda. A partir de las 20:00 horas, radicales se midieron a las fuerzas policiales en las inmediaciones del edificio de tribunales del Condado de Kenosha, en el centro de la ciudad. Hubo lanzamiento de botellas, piedras y bengalas, que fueron respondidos con gases lacrimógenos y pelotas de goma.

Según el relato de lo acontecido, un grupo de manifestantes se trasladó a las proximidades de una gasolinera y allí asomaron los supremacistas blancos. Este grupo, armado con fusiles de asalto, abrió fuego y se atribuyeron la defensa de la instalación. Así lo narra el diario The New York Times, que explica que pasada la medianoche es cuando fueron asesinadas dos personas.

A lo largo del día ha tomado la palabra la familia de Jacob Blake. El padre de la víctima lamentó que la policía dispara "siete veces, siete veces, como que él no importaba". "Pero mi hijo sí importa. Es un ser humano, y él importa", reivindicó.

Donald Trump anunció que enviará a agentes federales para que se unan a la Guardia Nacional en Kenosha (Wisconsin). La idea es contener y apagar los disturbios raciales y los brotes de violencia en los que han intervenido actores novedosos como son los supremacistas. El gobernador de Wisconsin, Tom Evers, aplaudió la medida.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios