www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TORRA ABOFETEA AL TRIBUNAL SUPREMO

viernes 04 de septiembre de 2020, 12:09h
Joaquín Torra, presidente de la Generalidad, títere durante largo tiempo de Carlos Puigdemont...

Joaquín Torra, presidente de la Generalidad, títere durante largo tiempo de Carlos Puigdemont, se ha permitido abofetear al Tribunal Supremo, asegurando que sus decisiones y sentencias le entran por un oído y la salen por el otro lado sin romperlo ni mancharlo. Que el presidente de una Comunidad Autónoma se enfrente como lo ha hecho Joaquín Torra con el Tribunal Supremo fractura el Estado de Derecho.

La ley es ley para todos y una de las claves de la democracia pluralista plena radica en el respeto y en el acatamiento a las sentencias de los Tribunales de Justicia. Joaquín Torra es carne de prisión. Participó en graves delitos de sedición y en un intento de golpe de Estado contra el orden constitucional. Determinadas circunstancias han prolongado su estancia en el palacio de San Jaime, pero sabe que los barrotes de la cárcel están preparados para alargar su sombra sobre él. Y se cura en salud, desafiando al Tribunal Supremo de España como si fuera presidente de una nación independiente, acosado por la Justicia de otro país.

Como Pedro Sánchez necesitó el voto de los secesionistas para alzarse con la presidencia del Ejecutivo y tal vez lo vuelva a precisar para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, Joaquín Torra, consciente de la debilidad del Gobierno, lo desprecia olímpicamente de forma pública.

Si el Estado de Derecho quiere conservar mínimamente una imagen de solvencia deberá actuar ya, de forma inmediata, para situar a Joaquín Torra en el lugar que le corresponde. La dignidad de España así lo exige. La decencia política también. Es una vergüenza nacional lo que está sucediendo con Joaquín Torra y parece mentira que Pedro Sánchez siga aguantando los carros y carretas con que le distinguen el presidente de la Generalidad y el expresidente prófugo Carlos Puigdemont.