www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Sánchez lo fía todo a la vacuna

lunes 07 de septiembre de 2020, 20:13h

El presidente del Gobierno ha estrenado el nuevo programa matutino de TVE, “La hora de la 1”, con una entrevista en la que ha repetido sus argumentos de los últimos tiempos: la pandemia exige “arrimar el hombro”, sobre todo el PP, y él se lava las manos con la gestión del coronavirus, que ahora depende de las Comunidades Autónomas. Pedro Sánchez lo fía todo a la vacuna. Aseguró sin pestañear que, cuando todos los españoles estén inmunizados, las aguas volverán a su cauce. Todo un hallazgo.

Pero nadie sabe cuándo ocurrirá eso, si es que llega a ocurrir. En condiciones normales una vacuna tarda varios años en desarrollarse, con pruebas in vitro, en animales y, finalmente, en múltiples grupos de voluntarios humanos. Debido a lo apremiante de la situación, muchos laboratorios han optado por saltarse todos los pasos posibles y combinar las distintas fases de experimentación. Sin embargo, incluso las candidatas más avanzadas actualmente (Oxford, Moderna, Sinovac, Sinopharm, BioNtech, por citar algunas), podrían terminar en fiasco. Al carecer del necesario tiempo para certificar su eficacia y seguridad, las incertidumbres se disparan: aunque el antígeno genere inmunidad, esta podría ser demasiado débil o durar menos tiempo del necesario. También podría acarrear efectos secundarios desconocidos hasta para sus propios creadores…

Aunque de momento intenta eludirlo, el Gobierno también está obligado a que esa futura vacuna sea suministrada gratuitamente por el Estado. En este sentido, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha avanzado este lunes que España podría recibir en el mes de diciembre tres millones de dosis de la vacuna en la que trabaja la Universidad de Oxford. Sánchez, por su parte, anunció en la entrevista que el miércoles negociará el futuro reparto con los presidentes de las Comunidades Autónomas.

Sin embargo, esta cifra estaría aún muy alejada de la necesaria para alcanzar la deseada “inmunidad de rebaño”, que los expertos suelen cifrar entre el 60 % y el 70 % de la población. Según el estudio de seroprevalencia ENECovid19 elaborado por Sanidad, hasta junio tan solo un 5,2 % de los españoles habían generado anticuerpos contra el coronavirus, unos 2,44 millones de personas. Aunque esta cifra se haya ido incrementando, las estrictas medidas de higiene, protección y distanciamiento social, dificultan que la inmunidad total crezca de forma significativa, simple y llanamente porque los ciudadanos no se infectan y, por tanto, no generan anticuerpos. Todo ello sin olvidar que la inmunidad no dura eternamente ni tiene la misma calidad en todos los pacientes. De hecho, un 14 % de los participantes en el ENECovid19, presentó seronegativización, es decir, pérdida de anticuerpos.

Suponiendo que fuesen únicas y no necesitasen refuerzos, con los tres millones de dosis anunciados por Illa podría vacunarse, de entrada, a un 6,38 % adicional de los ciudadanos, en su mayoría sanitarios y población de alto riesgo. Partiendo de la base de que esta vacuna demuestre su eficacia y seguridad, cabe preguntarse cuánto tardará el Gobierno en adquirir las dosis necesarias para inocularla a la mayor parte de la población. Tal y como sucedió al principio de la pandemia con los equipos de protección individual o los respiradores, la batalla en el mercado global promete ser encarnizada, por mucho que los países europeos actúen como uno solo.

Pedro Sánchez no puede mirar para otro lado cuando los brotes se multiplican en España, ostentando otro triste récord: ser la primera nación europea en sobrepasar el medio millón de infectados. Resulta escandalosa la pasividad de esperar una vacuna que, como poco, puede tardar cuatro meses en llegar y mucho más en ser suministrada masivamente. Cuando eso suceda, si sucede, no es descartable que Sánchez alardee de haber salvado millones de vidas. Ya fanfarroneó cuando se atribuyó el haber evitado la muerte de 300.000 españoles, pese a ostentar por entonces otro funesto récord: ser el primer país del mundo en número de muertos por cada cien mil habitantes. Hasta que llegue la vacuna, Sánchez ha decidido no hacer nada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios