www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 3

El Madrid de Zidane encuentra el gol, pierde la defensa y gana al Betis | 2-3

El Madrid de Zidane encuentra el gol, pierde la defensa y gana al Betis | 2-3
Ampliar
domingo 27 de septiembre de 2020, 07:22h
Partido jugado al ataque que deshizo la consistencia de los dos equipos. Odegaard y Jovic desperdiciaron otra oportunidad -Valverde lució- y el inicio liguero del campeón, que jugó 20 minutos con un jugador más, se desatascó por poco. Por Diego García

Un empate con aroma a impotencia en San Sebastián y una visita al segundo clasificado en el Villamarín. Ese espinoso contexto es el que le tocó al Real Madrid para comenzar su andadura liguera. Dos de los partidos a domicilio más complicados del calendario, para abrir boca y efectuar un examen prematuro de la dimensión del proyecto capitalino. El Betis, renacido en ilusión por la consistencia inicial de su nuevo proyecto, pelearía con todo para seguir propulsando sus aspiraciones y amortizar las dudas que han sembrado en Valdebebas un mercado de fichajes con ventas valiosas (Reguilón, Achraf o James Rodríguez) y ningún fichaje.

Manuel Pellegrini estuvo en disposición de repetir su idea de juego preferida. Andrés Guardado era el único tocado, por lo que el técnico alimentó su planteo basado en la estabilidad táctica y defensiva que le ha llevado al pleno de victorias. Formó con Sanabria como delantero único -relegó a Iglesias al banco- y escoltado por el talento de Joaquín, Fekir y Canales. William Carvalho y Guido Rodríguez ejercerían como candado en el eje, con Emerson, Mandi, Bartra y Álex Moreno circundando al meta Joel Robles -Bravo se dañó a última hora-. Tello, Loren y Juanmi se uniformarían como revulsivos.

Zinedine Zidane, en su caso, no contó por lesión con Marcelo, Militao y Mariano, y descartó por mal tono físico a Hazard y Asensio. Sí se recuperaría Isco, pero el malagueño empezaría en el banquillo. Revolucionó el entrenador su apuesta, acompañando a Benzema en punta con Jovic y Odegaard. Renunció al desborde brasileño y sentó a Modric para que Fede Valverde y Casemiro rodearan a Kroos en la medular. Ramos, Varane, Mendy y Carvajal protegerían a Courtois. Vinicius, Rodrygo, Lucas Vázquez y Borja Mayoral esperarían turno.

El prólogo comenzó con un aviso sobre el plan merengue: las bandas serían para sus laterales y en el minuto 2 Mendy asistió para el gol de Benzema -anulado por fuera de juego-. Se desarrollaría un inicio intenso y valiente, con los dos dibujos desafiándose desde lo táctico. Presionarían a cancha completa, con la defensa muy adelantada. Arriesgando y negando la comodidad al rival. En ese ajedrez, las zagas podrían quedar expuestas y Mendy se coló en el quinto minuto para chutar fuera. De inmediato, Canales se filtró y centró para el testarazo picado de Sanabria que sacó Courtois, salvando a los suyos.

Se había establecido un reto de poder a poder, con amarres no tan pegajosos como se esperaba. La calidad técnica de los dos conjuntos gobernaba, amenazando verticalidad al descubrir el primer desajuste. Y al galope de esas revoluciones se salpicó el paisaje de entradas a destiempo, como el pisotón de Emerson al tobillo de Casemiro. Se exigía precisión y concentración absolutos. Ahí, el Madrid despertó antes: en el 13 Benzema se disfrazó de extremo para centrar para el gol de Valverde -remate cruzado desde el primer palo- y en el 15 Ramos perdonó el 0-2. El sevillano no amortizó otro despiste bético -mal despeje de Bartra- y engatilló desviado desde la frontal de área pequeña.

El nudo madrileño recogía más recuperaciones en campo ajeno, con Valverde y Kroos comandando. Por ende, los vigentes campeones domarían la redonda cuando se cruzó el minuto 20, forzando a los locales a ceder metros y la iniciativa. Mas la vertiente contragolpeadora del bloque de Heliópolis también hiere. Así lo probó Joaquín, que aglutinó la atención en una transición para cambiar de banda ante la llegada, sin marca, de Fekir. El francés encañonó de zurda un disparo cruzado que rozó la madera. No podía pestañear tras pérdida el favorito.

Los subordinados de Pellegrini, en todo caso, se rebelarían. Joaquín y Canales se filtrarían entre líneas, para discutir el cortejo del esférico y facilitar remates como el lejano de Guido Rodríguez -minuto 24-. Y un pelotazo de Joel bastaría para que Sanabria le ganara el cuerpeo a Casemiro, Ramos y Varane, y embocara sin tino. Síntoma de lo venidero. La fragilidad defensiva era compartida y no se secaba el fluir de los avances peligrosos en un combate de factura atacante. En el entretanto, Odegaard, Jovic y Wiliam Carvalho no participaban y los cierres no exhibían la cohesión que les es característica, para disfrute del aficionado y congoja de los entrenadores.

Quedó atrás la media hora y se aproximó el pentagrama al descanso con los verdiblancos crecidos. Emerson y Álex Moreno actuaban como extremos, con Fekir y Joaquín conectando con Canales por dentro y redondeando el asedio al arco defendido por Courtois. Pasó el sistema de Chamartín a remangarse y a sufrir, atrincherado. Apilando centros laterales y saques de esquina en contra hasta que Canales invitara a Mandi a firmar el empate -minuto 34-. En una desatención visitante clamorosa. Y la caída merengue se agudizaría con la cesión de Fekir ante la incorporación, sin marca, de Carvalho. El portugués emitió un trueno raso que superó al guardameta belga -minuto 38-.

Sin ayudas del tridente, Kroos, Casemiro y Valverde no llegaban a achicar todo y su colectivo lo pagaría muy caro. La relajación en la atención a la táctica empujó al Madrid a perder la posesión y el tempo. La superioridad numérica de la ofensiva bética había arrasado con la dinámica y remontado con justicia. Sacó brillo a su creatividad la clase de los jugadores locales y la comodidad andaluza era tal que Álex Moreno encadenó una chilena desde 30 metros. Mas, la pulsión desorganizada global aguantaría hasta el final del primer acto y Ramos y Benzema marrarían dos opciones muy claras -cabezazo sin dirección y mano a mano ganado por Joel-.

Antes del entretiempo Modric supliría a un Kroos dolorido y después, con Jovic y Odegaard señalados por su desacierto ausente, Zidane no permitió al noruego salir al segundo tiempo. Isco le sustituyó y la reanudación asistió al renacer de la presión capitalina -y de la sevillana-. El fruto asomó de forma instantánea: Valverde aceleró y abrió hacia Carvajal, que centró para que Benzema rematara. Emerson se estiró al límite y marcó el 2-2 en propia puerta -minuto 48-. Y el punta francés estrelló una volea en el larguero, a pase de Ramos. La implicación coral volvía a presentarse asimétrica, esta vez en favor de los defensores del título.

Una escapada con chut de Fekir corroboraría el cambio de paisaje. Los béticos abrazaban el modelo de repliegue y salida. El pase de Isco y Modric mezclaba con el derroche de Casemiro y Valverde, asentando a un Madrid más enfocado. Lo leyó 'El Ingeniero' y compareció Tello -por Joaquín-. Sin embargo, un apagón mental devino en que un córner lanzado por el Betis se tornó en un mano a mano de Jovic con Joel -previa maniobra exquisita de Benzema-. Emerson derribó al balcánico y fue expulsado. La falta botada por Ramos lamió la cruceta y Sanabria se sacrificó -entró Montoya-.

Restaban 20 minutos y el desenlace, con inferioridad numérica verdiblanca, alzó el telón con un pase venenoso de Valverde que Benzema perdonó -remató fuera con todo a favor-. Borja Mayoral y Loren participarían -por un discreto Jovic y un vaciado Fekir- de una inercia que soplaría hacia la puerta defendida por Joel. Pero no se entregarían al encierro los andaluces y Carvalho hizo volar a Courtois -minuto 76- en una transición. Se volcarían los merengues, no les quedaba otra. Y Bartra cometería penalti, por mano, al tratar de evitar el remate de Mayoral. Ramos asumió la responsabilidad y pintó el 2-3 a lo Panenka. En el 84, Isco no sentenció, a pase de Valverde -indispensable- y por mérito de Joel, mas no se rebatiría el reparto de puntos.

- Ficha técnica:

2 - Real Betis: Joel Robles; Emerson, Mandi, Bartra, Álex Moreno; Guido Rodríguez, William Carvalho; Fekir (Loren, m.73), Joaquín (Tello, m.63), Canales; Sanabria (Montoya, m.69).

3 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy; Fede Valverde, Casemiro, Kroos (Modric, m.45), Odegaard (Isco, m.46); Jovic (Borja Mayoral, m.72), Benzema.

Goles: 0-1, M.14: Valverde. 1-1, M.35: Mandi. 2-1, M.37: William Carvalho. 2-2, M.48: Emerson, en propia puerta. 2-3, M.82: Sergio Ramos, de penalti.

Árbitro: Ricardo de Burgos Bengoechea (Comité Vasco). Expulsó con roja directa al bético Emerson (m.67), por derribar a un contrario siendo el último defensor en una jugada revisada por el VAR. Además, amonestó por parte local al propio Emerson (m.12), Guido Rodríguez (m.40), Bartra (m.81), Canales (m.84) y Mandi (m.91), y al visitante Modric (m.53).

Incidencias: partido de la tercera jornada de LaLiga Santander, disputado a puerta cerrada en el Benito Villamarín. Césped en perfecto estado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios