www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Carolina Molina: Los ojos de Galdós

domingo 27 de septiembre de 2020, 19:17h
Carolina Molina: Los ojos de Galdós

Edhasa. Barcelona, 2019. 512 páginas. 21,50 €.

Por Federico Aguilar

Conmemoramos este año el centenario de la muerte de Benito Pérez Galdós. Una conmemoración que, como tantas otras cosas a causa de la pandemia, está yendo a trompicones y que, dadas las circunstancias, esperamos que pueda continuarse como merece el próximo año. Como madrugador homenaje a nuestro gran gigante de las letras está concebida esta atractiva novela de Carolina Molina, colaboradora de varios medios y especialista en novela histórica. En este género ha publicado La luna sobre la Sabika, Guardianes de la Alhambra, El falsificador de la alcazaba y El último romántico.

Precisamente en El último romántico aparecía un personaje que aquí se convierte en protagonista y voz narradora en primera persona. Se trata de Carmela Cid Pardo, hija del periodista Max Cid, acusado injustamente por sus enemigos de haber provocado un incendio en La Alhambra. Estamos en 1890 y Carmela, a pesar de ser una adolescente, es una joven decidida a sacar a su padre de semejante trance. Para ello va a Madrid y pide ayuda a Benito Pérez Galdós que acoge su petición con generosidad. Al comienzo de Los ojos de Galdós se cuenta ese primer encuentro con el gran novelista canario. Pasan los años y Carmela, tras el fallecimiento de su padre, siente que ha de ampliar horizontes para apuntalar su deseo de ser escritora. Se traslada a Madrid y, naturalmente, visita a don Benito, que es ya anciano, no vive en la abundancia y está prácticamente ciego, además de padecer otros problemas de salud.

En esta situación, Galdós y Carmela acuerdan que está escribirá todo lo que le vaya contando para elaborar unas memorias. De esta forma, Carmela, como la Marianela de la novela galdosiana, se convertirá en el lazarillo de Galdós, en sus ojos. Nos adentramos así en la fecunda, aunque no exenta de dificultades, trayectoria vital del autor de los Episodios Nacionales, desde su llegada a la capital de España para estudiar Derecho, una disciplina que irá dejando de lado arrasada por su vocación literaria.

El lado más humano y entrañable de Pérez Galdós se nos va haciendo presente en esta novela, tan documentada como amena, donde numerosos personajes reales, aparte del propio Galdós pasean por sus páginas (Pardo Bazán, Margarita Xirgu, Gregorio Marañón, Azorín, Valle-Inclán...), junto a otros ficticios, en un conseguido ensamblaje. “Acercarme al gran escritor, al que comencé a leer con dieciséis años en los veranos madrileños, ha sido un verdadero placer que me ha proporcionado experiencia literaria y personal”, confiesa Carolina Molina en una nota al final del volumen. Sin duda, ha sabido trasmitirnos ese placer y hacerlo extensivo a los lectores de su novela.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios