www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Pedro Sánchez y sus ministros se burlan del Parlamento

miércoles 30 de septiembre de 2020, 11:53h

Pedro Sánchez y todos sus ministros se burlan sistemáticamente de la función del Parlamento. El presidente y los miembros del Consejo de Ministros jamás responden a las preguntas de la Oposición en las sesiones de control al Gobierno. Eluden contestar, pero aprovechan sus intervenciones para atacar a los partidos de la Oposición, por lo general con argumentos que nada tienen que ver con las cuestiones planteadas por los grupos políticos.

En esta ocasión, Pablo Casado ha reprochado a Pedro Sánchez permitir a Pablo Iglesias y Alberto Garzón atacar al Rey “símbolo de la unidad y permanencia de la nación”, “pretender subvertir el orden constitucional” y “degenerar las instituciones y arruinar a los españoles por un puñado de votos”. El líder de la Oposición también ha exigido al presidente aclarar los motivos para vetar la presencia del Rey en el acto de entrega de diplomas de los nuevos jueces en Barcelona.

Como suele, Sánchez ha eludido contestar y ha declarado que “el PP se inventa amenazas ficticias”. Solo tangencialmente, el ministro de Justicia se ha referido a la polémica, pero con una descarada mentira al justificar la ausencia del Rey en Barcelona por haber sido “pactada entre el Gobierno y la Zarzuela”.

Pablo Iglesias, sin embargo, se ha limitado a atacar a Inés Arrimadas por pactar con Vox; Alberto Garzón se ha justificado al declarar que es republicano. Y todos los ministros del Gobierno han coincidido en un argumento que les había preparado el servicio de propaganda de Moncloa: la Oposición utiliza la Corona para arremeter contra el adversario político.

Pedro Sánchez se resiste a someterse al control al Gobierno. Más bien, parece entender que se trata de la sesión de control a la Oposición. Resulta escandaloso que semana tras semana la opinión pública asista a un espectáculo tan antidemocrático. El Ejecutivo está obligado a contestar a las preguntas de los grupos parlamentarios. Pero este Gobierno prefiere aprovechar el escenario para atacar a sus adversarios políticos. Nunca más que ahora, Pedro Sánchez debería haber defendido la figura de Felipe VI. Pero ha preferido callar para no molestar a sus socios de Gobierno y de investidura. Está en juego la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y, por ende, su permanencia en el poder.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (21)    No(0)

+

0 comentarios