www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 4

Vinicius evita la condena del Valladolid a la indolencia madridista | 1-0

Vinicius evita la condena del Valladolid a la indolencia madridista | 1-0
Ampliar
miércoles 30 de septiembre de 2020, 23:46h
Los merengues se apocaron, sin fluidez ni equilibrio, ante un competitivo bloque visitante. Tiraron 60 minutos los favoritos. Un triple cambio despertó a los capitalinos lo justo para anotar. Después volverían a descoserse. Courtois y la puesta en escena castellana fueron los mejores. Por Diego García

El Real Madrid regresó este miércoles al Alfredo di Stéfano, estadio en el que conquistó el pasado título liguero y en el que encadenó seis triunfos consecutivos. Recibía al Valladolid en un encuentro de dudas compartidas, pues lo merengues no han despegado en lo que a sensaciones se refiere y los pucelanos todavía no conocen la victoria en las tres jornadas disputadas. Valdebebas acogía, por ende, un choque en el que se medían ansiedades y ganas de reivindicación. Con una abismal distancia en cuanto a los presupuestos y los objetivos fijados para este curso.

Zinedine Zidane no pudo contar con los lesionados Kroos, Militao, Mariano y Eden Hazard -baja de última hora y para varias semanas-. Apostó por rotar el técnico galo. Sobre todo en su línea defensiva, la que más minutos acumula a lo largo del año. Sentó a Carvajal y a Mendy para dar la alternativa a Marcelo y Odriozola, que acompañarían a Sergio Ramos y Varane en la defensa de Courtois. Eligió a Isco como enganche, con Casemiro, Modric y Fede Valverde por detrás. Y Jovic haría de muleta de Benzema. Asensio, Mayoral, Vinicius, Rodrygo y Lucas Vázquez se uniformaron como revulsivos.

Sergio González sufría las ausencias de Alcaraz, El Hacen, Gassama, Joaquín Fernández, Kiko, Moyano y el meta Masip. En consecuencia, entregó la portería a Roberto Jiménez, quien estaría flanqueado por Hervías, Bruno, Javi Sánchez y Raúl Carnero. San Emeterio y Míchel sostendrían el eje, con Waldo y Óscar Plano creando y Orellana desbordando. Weissman figuraba como el delantero único. Y Guardiola, Marcos André o Kike Pérez aguardarían turno.

Con celeridad se susurró un duelo de estilos. Los locales monopolizarían el cuero en el prólogo y los visitantes cedieron metros hasta atrincherarse en su campo. Modric adelantaría su posición, con Marcelo y Odriozola sumados al ataque, pues suya sería la jurisdicción de los carriles. Mas sería Orellana el que abrió fuego. El chileno fabricó una contra que desembocaría en el remate tímido del israelí Weissman a las manos de Courtois -minuto 6-. En un aviso de los riesgos que corría el favorito si se relajaba tras pérdida. Esperarían la ocasión para lanzar contras.

El Madrid tardó 10 minutos en chutar a puerta. Jovic lució su capacidad combinativa para ceder al intento de Marcelo. Valverde embocó el rechace con un derechazo que Roberto sacó con una parada de mérito. Acumulaba talento entre líneas, complicando la recuperación del cierre castellano. Y fluiría la circulación capitalina en este intervalo, con hasta cinco atacantes en la zona de la mediapunta. Sin embargo, sufriría a la espalda de sus laterales con la movilidad en transición de Orellana y Waldo. No era eficaz la presión merengue y Míchel, Plano y Emeterio gozaban de espacio para propulsar a sus compañeros después de robo.

Se generaría cierto desgobierno tras este tramo, pues los blanquivioletas ganarían ambición y rebeldía: subirían líneas desde la concatenación de pases. Amortizarían los huecos entre Casemiro y el resto de atacantes, asumiendo el riesgo de ofrecer hectáreas a la contra madrileña. Y en una de esas maniobras Jovic perdonó el 1-0. Modric frotó su lámpara y limpió el acoso de tres rivales para ceder a Isco, que puso en ignición a Valverde. El uruguayo se escapó, en galopada, y centró hacia el zurdazo fallido del balcánico, con todo a favor -minuto 19-.

Se quemaría el minutaje previo a la media hora sin que remitiera la valentía posicional selectiva de los pucelanos. Quiso domar la dinámica el gigante incidiendo en la posesión. Ansiaba aplacar el ida y vuelta y ajustar ante la verticalidad ajena, pero le faltaría precisión en el último pase y cohesión en su 4-4-2. Ramos y Varane quedaban en mano a mano con Orellana y Weismann. Y una carrera de Waldo y remate de Plano que sacó Odriozola, in extremis, subrayaba el paisaje resbaladizo. Courtois no erosionaría sus guantes y Roberto no padecería acoso alguno.

En la aproximación al descanso Hevías llegaba a línea de fondo y propulsaba centros que redundaban en la comodidad visitante. Habían bajado las revoluciones, con y sin pelota, de un vigente campeón lento y frágil, de indigesta salida combinativa de juego. Sea como fuere, la calidad emergió, en un chispazo, para reclamar foco. Marcelo filtró un pase quirúrgico que Modric tradujo en asistencia. Jovic disparó al lateral de la red -minuto 36-. Y Orellana respondería con un cañonazo centrado, desde media distancia, que neutralizó el arquero belga.

Isco y Benzema habían desaparecido y su equipo perdió la armonía necesaria para mantener el timón de la trama. El Valladolid arribaría al entretiempo alternando elaboraciones pausadas con contraataques. Habían multiplicado su confianza ante el agujereado despliegue defensivo local. Y Waldo chutaría cerca del poste en el 42. El plan diseñado por Sergio vencería en la esfera de las sensaciones y los fundamentos. Forzando al favorito a emitir pelotazos hacia Jovic y su par francés. El libreto de Zidane había vuelto a perder el rigor táctico y equilibrio sin localizar la fuente de los goles.

No se registraron sustituciones en la reanudación aunque se intuiría más velocidad en la asociación capitalina. Y en el 48 Roberto salvó a los suyos con una parada de foto al testarazo de Jovic, que se colaba por la cepa del palo. En el rebote Casemiro chutó al larguero. A continuación, Marcelo centró hacia el cabezazo de Valverde que atajó el portero vallisoletano. Mas, Waldo cruzaría demasiado un remate, a centro de Hervías. De nuevo, la aplicación de más ritmo ofensivo por parte del equipo de Chamartín no sería respaldada por el orden en la otra fase del juego y Courtois negó a Weismann el 0-1 -minuto 55-. Remarcando como imposible el monopolio.

Cornejo y Hervías se habían instalado en el ataque, síntoma de la placidez castellana. Y de golpe Carvajal, Asensio y Vinicius suplieron a Odriozola -desacertado-, Isco -gris- y a Jovic -mejorado-. 'Zizou' dio un volantazo a sus probaturas y refrescó el tridente con extremos pegados a la cal. Con este movimiento cosechó la sensación de amenaza y la intensidad en la presión. Y Marcelo apareció para sentar a dos rivales y rematar fuera. Sergio reaccionaría metiendo a Kike y a Marcos André -por el destacado Orellana y San Emeterio-, ampliando la hoja de ruta descarada con pulmones frescos. Sin embargo, Vinicius anotó el primer tanto en el 67, tras robar en la frontal contrincante -haciendo caja de su despertar tras 60 minutos de desgana defensiva-.

Empezó una contrarreloj de 25 minutos para el buen desempeño visitante. Su gallardía exprimió a Courtois con un centro-chut venenoso de Carnero, en la guinda a una acción coral que recordaba a los merengues lo peligroso de volver a desentenderse de la implicación táctica. También Waldo y Bruno disfrutarían de llegadas claras. De repente, se había vuelto a apagar el trabajo colectivo local tras pérdida y el empuje del decimoséptimo clasificado encerró al esquema madrileño. Con Villa y Guardiola sobre la hierba.

En el envés Vinicius y Asensio dañaban con espacio y en vuelo, aunque sin opciones de explotar. Con todo, nunca domesticaría el Madrid a su oponente con el balón ni evitó sollozar, pues no juntó su líneas y se apilarían los acercamientos contra su meta. Un fallo de bulto de Roberto en el saque proporcionó a Modric un lanzamiento que escupió la madera -minuto 83-, mas se le escapó la sentencia al tiempo que comparecían Borja Mayoral y El Yamiq. El descontrol patrocinó un latigazo postrero de Hervías y los puntos se quedarían en Valdebebas casi de milagro.

- Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Courtois; Odriozola (Carvajal, m.57), Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Fede Valverde, Modric, Isco (Marco Asensio, m.57); Jovic (Vinicius, m.57) y Benzema (Borja Mayoral, m.87).

0 - Real Valladolid: Roberto Jiménez; Hervías, Bruno, Javi Sánchez, Raúl Carnero; Óscar Plano, Míchel (El Yamiq, m.86), San Emeterio (Marco André, m.63), Waldo; Orellana (Kike Pérez, m.63) y Weissman (Guardiola, m.74).

Goles: 1-0, m.65: Vinicius.

Árbitro: César Soto Grado (colegio riojano). Amonestó a Casemiro (78) y Marcelo (93) por el Real Madrid; y a Bruno (71) por el Valladolid.

Incidencias: encuentro correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Alfredo di Stéfano sin la presencia de público.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios