www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 18

Giro. El Stelvio derrumba a Almeida: victoria para Hindley y liderato para Kelderman

Giro. El Stelvio derrumba a Almeida: victoria para Hindley y liderato para Kelderman
Ampliar
(Foto: Twitter: @giroditalia)
jueves 22 de octubre de 2020, 23:11h
El portugués no pudo aguantar y perdió una minutada. El Sunweb se proclama patrón de la carrera. Clasificaciones

Un total de 18 etapas han tenido que transcurrir para que el Giro de Italia 2020 ofreciera, al fin, un espectáculo de ciclismo clásico. Desprovisto de equipos imperiales que pautaran un ritmo constante que limitara los ataques. Este jueves el puerto del Stelvio se erigió en bandera de este deporte, para deleitar al aficionado y exigir a los corredores, abandonados a sus fuerzas individuales y a su instinto. Y en ese contexto, como no podría ser de otro modo, el espectador quedó extasiado.

Las ilustres bajas han sembrado de incertidumbre la batalla por la maglia rosa. Un ramillete de actores secundarios se vieron con opciones de triunfar en la carrera italiana, con lo que en esta fecha se detonaría una guerra de guerrillas sensacional. Además, con 207 kilómetros de recorrido, como mandan los cánones de un ciclismo que cada vez cuesta más encontrar.

Triunfaría el Sunweb, bloque que alcanzó a acaparar la victoria de etapa -por obra de Jai Hindley- y el liderato de la clasificación -que recayó en el sufrido Wilco Kelderman-. Joao Almeida no aguantó más ante las rampas del coloso alpino y se hundió. Se desfondó muy rápido, antes quizá de lo previsto, y le tocó bregar contra todos casi en solitario para no perder toda opción de hacer podio. Cedió casi cinco minutos en meta. Con la lucha por la gloria patas arriba y sólo tres días de margen de maniobra.

El relato del resplandor vivido arrancaría con una escapada que protagonizarían el portugués Rubén Guerreiro y el australiano Ben O'Connor. Los cambios de ritmo para establecerse como aventura asentada ya seleccionarían al pelotón, dejándole con sólo 45 corredores. Y más adelante, fruto de la efervescencia que proseguía, se confeccionaría el grupeto definitivo, compuesto por nombres como el español Dani Navarro. Gozarían de un minuto de ventaja antes de afrontar la subida al Passo Castrin, puerto de primera categoría.

En la aproximación a esa ascensión ya se habían sumado a la escapada otros cinco corredores, entre los que estaban Sergio Samitier y Antonio Pedrero. Mas, sería el De Gendt el que se llevó los cuarenta puntos para la general de la montaña. El experimentado belga fue astuto y bajo su mandato el colchón crecería hasta los cuatro minutos. La colaboración de los 15 fugados les entregó alguna esperanza de firmar la victoria de la jornada. Y se remangarían con esa distancia para empezar a subir el Stelvio.

El problema es que este emblemático puerto cuenta con 24,8 kilómetros de subida al 7,5% de pendiente media, coronados a 2.758 metros. Con una estampa de nieve sólo cortada por las sinuosas carreteras y la montonera de curvas de herradura que harían retorcerse al más pintado. Y el Movistar puso a tirar a Samitier, Cataldo y Pedrero, si bien por delante fue O'Connor, ganador la jornada anterior en Madonna di Campiglio, el que entró en ignición. Su vuelo le llevó a sacar un minuto a sus perseguidores y al grupo de favoritos.

En cambio, las piernas de O'Connor dijeron basta a 45 kilómetros de meta, en plena ascensión. En paralelo, en Almeida asomaban síntomas de debilidad que leyó y amortizó Kelderman. El neerlandés, segundo en la general, atacó y se llevó con él a su compañero el australiano Jai Hindley, Rohan Dennis y el británico Tao Geogheghan (Ineos). Esto es, al tercero y cuarto de la clasificación global. Y el jefe de filas del Sunweb no tendría un rendimiento óptimo, pues fue descolgado por el tempo de la dupla que se jugaría el triunfo. Hindley y Geogheghan coronaron el Stelvio con 50 segundos de ventaja sobre Kelderman y 3:37 sobre Almeida. El luso caía en picado.

Tras el vertiginoso descenso los ciclistas habrían de subir otros 10 kilómetros en los que Hindley y Geogheghan se mantuvieron en tono gracias al derroche del gregario Dennis, que se apartó cuando ya no pudo dar más. Ya sin ese esfuerzo, los dos punteros irían cediendo tiempo, progresivamente, con un Pello Bilbao épico. El corredor español fue de menos a más y con su clase y orgullo recortaría la distancia y dejaría atrás a figuras como Nibali y Fuglsang. El escalador del Bahrein McLaren se exhibió para acabar tercero y disparar sus aspiraciones en la general.

Ganaría Hindley el esprint a Geogheghan, con Kelderman cediendo dos minutos. Pero el neerlandés se acostaría como nueva maglia rosa, tras la debacle de Almeida (perdió 4:51 minutos). Ahora, con una etapa llana, la llegada a Sestriere y la crono final por delante, el jefe de filas del Sunweb es líder con solo 12 segundos de ventaja sobre su compañero Hindley y 15 con respecto a Geogheghan. Bilbao quedó a 1:19 y el luso a 2:16. Pero a estas alturas cuesta mucho descifrar cuál de estos imprevistos favoritos al Giro mantendrá la constancia necesaria. Con el interés que eso conlleva.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios