www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 9

Vuelta. Vuelve el esprint, Bennett es descalificado y Ackermann gana en Aguilar

Vuelta. Vuelve el esprint, Bennett es descalificado y Ackermann gana en Aguilar
Ampliar
jueves 29 de octubre de 2020, 23:07h
En una jornada de transición para los aspirantes a la gloria en Madrid. Clasificaciones

El castigado y exigido pelotón de esta Vuelta a España sabe que asoman ya las subidas a la La Farrapona y al Angliru. Esos exámenes a los favoritos se desarrollarán entre el sábado y el domingo, por ello el gran grupo se tomó la jornada de este jueves, que discurrió entre Castrillo del Val y Aguilar de Campoo, como uno de los pocos permisos para el respiro que la organización del evento ha programado.

Eso sí, no estuvo exento de interés este nuevo episodio de la batalla por el esprint. Y es que aunque Pascal Ackermann (Bora Hansgrohe) fue proclamado ganador, el alemán sólo pudo vencer cuando los jueves descalificaron a Sam Bennett, que fue el primer velocista en cruzar la meta. El astro del Deceuninck-Quick Step sufrió una penalización polémica al entender los árbitros que propinó un cabezazo a un rival en la pugna por la posición, antes de llegar al punto máximo de velocidad. Así las cosas, con actuación del VAR incluida, el germano pudo subir al podio como ganador, acompañado por el belga Gerben Thijssen (Lotto Soudal) y el también alemán Max Kanter (Sunweb). El flamante maillot verde del Tour de Francia fue relegado al fondo de la clasificación. Según la estadística definitiva de la etapa, cruzó la meta en el puesto 110º.

En lo concerniente a los gallos que anhelan llegar a Madrid de rojo, el ecuatoriano Richard Carapaz (Ineos) guardó fuerzas y mantuvo su colchón como puntero. El americano sigue con 13 segundos de ventaja sobre Primoz Roglic, 28 con Dan Martin y 44 con respecto a Hugh Carthy. Enric Mas, quinto y mejor español, viaja con 1.54 minutos de retraso. Todos ellos, y sus equipos, entendieron a la perfección que había que contemporizar para vaciarse en el díptico asturiano que bien puede decantar la relación de fuerzas de la carrera.

Así que el relato de la fecha atestiguó la alternativa dada a los equipos modestos. Lo llano del trazado invitaba al esprint, pero emergieron aventureros como Aritz Bagües (Caja Rural) y el colombiano Juan Felipe Osorio (Burgos BH). Se enfrentaron a un duelo casi utópico ante un pelotón que, aunque iba relajado, no dejaría que el triunfo correspondiera a semejante fuga. Les mantuvieron controlados, con cinco minutos de renta máxima. Y no les ayudaría el ataque de alguno de los 'cazaetapas'. Su suerte estaba echada.

Tampoco asomó el viento de Castilla para inquietar a nadie y el Deceuninck tiró del gran grupo, pensando en acomodar lo mejor posible a ese puñal llamado Bennett. Y sobrevino en primer paso por la meta situada en Aguilar de Campoo, con un sólo minuto de margen para el dúo de cabeza. A 22 kilómetros del final se esfumaría su sueño y se remangaron los trenes con finalizadores reputados. El esprint masivo cacareado iba a tomar forma.

En cambio, no como se podía pronosticar. La tensión propia de la lucha por la posición en este tipo de especialidades hizo acto de presencia, al galope de una velocidad atronadora. El Bora reclamó para sus corredores el mando de la maniobra, con Ackermann atisbando la distancia adecuada para saltar. Pero Bennett se le pegó a la rueda. Y en el cuerpeo se abrió paso éste último usando la testa. Desplazó a un rival para impulsarse en la remontada, obstaculizándole. Y ganó, firmando un doblete y su 50ª triunfo profesional. Hasta que el Bora reclamó que su corredor había sido perjudicado. Los jueces analizaron las repeticiones y, efectivamente, proclamaron vencedor al alemán.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios