www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ETAPA 10

Vuelta. Roglic firma su triplete y avisa antes de enfrentar Asturias

Vuelta. Roglic firma su triplete y avisa antes de enfrentar Asturias
Ampliar
viernes 30 de octubre de 2020, 23:47h
El esloveno se impuso en Suances y recuperó el maillot rojo. Clasificaciones

La Vuelta a España 2020 está desarrollándose con tal intensidad y exigencia planteada por la organización que en cualquier esquina aguarda lo imprevisto. Esa es la conclusión que bien ha podido extraer este viernes Richard Carapaz (Ineos). Y es que el ecuatoriano ha perdido el maillot rojo de líder porque Primoz Roglic (Jumbo Visma) atacó en la recta final de la llegada a Suances y le sacó tres segundos. Ese monto, más las bonificaciones como ganador de la etapa, colocaron al esloveno puntero. Aunque empatado a tiempo en la general con el americano.

Así de ajustada e interesante se está desnudando la dinámica de una carrera que planteaba para esta fecha una aproximación más o menos tranquila hacia el fin de semana terrible que espera al pelotón, con dos finales en alto asturianos (La Farrapona y L'Angliru). Pero el trazado rompepiernas, que sólo contaba con una ascensión de Tercera Categoría (el Alto de San Cipriano), terminó por sembrar una explosión postrera. Roglic firmó su triplete ante el austríaco Felix Grosschartner (Bora) y del italiano Andrea Bagioli (Deceuninck). Dando trabajo a los jueces, ante la igualdad de tiempos resultante.

El relato de lo vivido en esta senda cántabra de 185 kilómetros, con un final en rampa de dos kilómetros, arrancó con un intento de fuga conformado por Lastras (Caja Rural), Van Moer (Lotto Soudal), Lingthart (Direct Energie) y Molenaar (Burgos BH). La escapada trabajaría de lo lindo para ganarse un buen margen, pero es que la tranquilidad del gran grupo llegó a otorgarles un colchón de 12 minutos en el paso por Santoña.

Apuntaba, por tanto, a fuga bidón y a placidez de los gallos. Sin embargo, Deceuninck, Mitchelton y Astana se remangaron para intentar proporcionar a sus esprinters una ventana de oportunidad de victoria. Y su labor bien coordinada consiguió que el cuarteto cabecero empezara la cima del Alto de San Cipriano (4,5 km al 4,1% de desnivel medio) con sólo cuatro minutos de margen. A 60 kilómetros de meta.

Sam Bennett y su equipo, todavía heridos porque la organización le descalificara el jueves, se vaciaron para echar abajo la escapada. Y en el proceso quedaron sin fuerzas para en la ascensión. Quedando fuera de combate y desplegando un paisaje que daba aire a los fugados. Mas no llegarían más allá de Santillana del Mar. Al final del paso por esa localidad, a 16 kilómetros del final, fueron neutralizados. Y se abrió un abanico de aspirantes variopinto, pues la orografía del epílogo susurraba a los esprinters, los llegadores menos veloces y a los escaladores.

Así que el Ineos activó un tempo acelerado con Chris Froome de gregario, para colocar a Carapaz en una buena posición con respecto al repecho postrero de Suances. Y buscaron su rueda el resto de nombres importantes para la general. Por el camino se quedarían sin fuelle Ackermann y otros hombres rápidos. Despejando la trama para los ciclistas más completos. Y de nada valdría el ataque del incombustible campeón francés Remy Cavagna.

También lo probarían hombres del Caja Rural y Omar Fraile. Pero en la rampa definitiva Carapaz parecía controlarlo todo, en cabeza del pelotón. A esa altura viajaba el Bora de Grosschartner. En cambio sería Roglic el que exhibió inteligencia y potencia para sorprender con un latigazo inaccesible para los demás. El esloveno sacó brillo a su jerarquía con un movimiento sensacional y recibió el premio del liderato. Enfrentará Asturias empatado con el ecuatoriano y con 25 segundos sobre Dan Martin, 51 con respecto a Hugh Carthy y 1.54 minutos con el primer español, Enric Mas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios